jueves, 18 de junio de 2015

Vegarada–Hoces del río Pino–Felechosa



En el mes mayo, en pleno apogeo de la primavera, se decide nuevamente disfrutar del espectáculo que siempre ofrece siempre esta estación en la montaña. El sábado 23 de mayo, a pesar de que esta vez la ruta elegida recorrerá, prácticamente en su totalidad, la provincia de Asturias, tendremos también ocasión de admirar los sugestivos paisajes que, desde la capital y durante 66 Km, nos trasladarán a través de Los Argüellos, comarca leonesa declarada por la Unesco Reserva de la Biosfera en 2005, a tierras asturianas. La travesía, de aproximadamente 14 km., discurrirá desde el puerto leonés de Vegarada a la localidad asturiana de Felechosa, atravesando las Hoces del Río Pino, paraje declarado Monumento Natural.



La Reserva de la Biosfera de Los Argüellos es un ejemplo representativo de un ecosistema característico de la Cordillera Cantábrica. Se encuentra en la zona central del norte de la provincia de León y su singularidad es fruto de su exclusivo paisaje, que articula su calidad estética con el interés cientíbiosfera_0fico.

Sus innumerables hendeduras, barrancos o cañadas y sus formaciones kársticas, resultan indispensables para entender los procesos geológicos de formación y transformación de la Cordillera, personificando la única muestra europea que ofrece un ecosistema de alta montaña muy cercano al mar y con una altitud moderada. Este ecosistema y su sorprendente orografía hacen de Los Argüellos un rincón único de la provincia de León para visitar y disfrutar, y mucho más en esta época.

Puente de Lugueros

La llegada a la localidad de La Vecilla, a 39 Km. de la capital y puerta natural de Los Argüellos, supone una explosión en el paisaje. Se imponen y son protagonistas las grandes masas calizas que sobresalen entre las praderías y bosques de las laderas. Desde esta localidad se continua hacia el norte siguiendo el curso del río Curueño por la antigua Calzada de la Vegarada, vía plagada de puentes de piedra que tienen su origen en la romanización y en el medievo. Restaurados convenientemente para preservar su futuro, el Ayuntamiento de Valdelugueros, dispone y facilita amplia e interesante información sobre estas antiguas e interesantes construcciones: www.mancomunidadcurueno.com/wp-content/uploads/rutadelospuentes.pdf
Cerulleda

Un escritor mediático local ha denominado al Curueño como “rio del olvido”, afección “poética” que actualmente parece tener éxito con el fin de atraer el turismo a la comarca, pero que no cuenta con tradición alguna. Es probable que la denominación esté “influenciada” por el río orensano Limia o Río del Olvido (Festa do Esquecemento en Xinzo de Limia), que si cuenta con una hermosa leyenda de tiempos prerromanos: www.fonsado.com/2008/06/el-guila-de-decio-junio-bruto.html.


Pero el Curueño no necesita ninguna invención elocuente o retórica. El Curueño es un río de historia, de memoria, pero también de presente y de futuro, que ofrece un espectáculo natural inconfundible al visitante. Es indiscutible su protagonismo en esta Reserva de la Biosfera y forma parte de lo que en Valdelugueros se denomina “Huellas del Paraíso”, dejando él su propia y característica huella en la roca viva a lo largo de varios kilómetros.
Huellas del Paraiso
Este curso fluvial de escasos 50 km., es la estrella de uno de los paisajes calizos más bellos y mejor conservados de toda la Cordillera Cantábrica: las Hoces de Valdeteja. Este fenómeno natural conforma un desfiladero de casi 5 km. originado por el curso del río, que busca, en su discurrir hasta su desembocadura en el Porma, las partes más débiles de las grandes elevaciones calizas de la Orogenia Alpina. Se impone la presencia de numerosos pliegues, fallas o cabalgamientos, que hacen que, en algunos lugares, las paredes calizas se estrechen y se vuelvan prácticamente verticales, con alturas que pueden llegar a los ochocientos metros.

El autocar en el que viajamos asciende lentamente por la estrecha y sinuosa carretera que recorre serpenteando el lecho del Curueño, permitiendo observar detenidamente las praderas de altura que, tímidamente, ocupan los espacios que dejan libres las masas calizas y las numerosas retamas que lucen en estos días, gracias a su desbordante floración, un amarillo insultante.

Patrimonio hidrulico del duero. Balnario de Nocedo

Tras cruzar la localidad de Valdepiélgo y a medio kilómetro al norte de Nocedo de Curueño, descubrimos, en la margen izquierda del rio, la silueta del antiguo balneario de Caldas de Nocedo. El balneario, muy conocido y frecuentado en su momento, es una construcción emblemática en este paisaje. Abrió sus puertas en 1900 y, después de pasar numerosas etapas a lo largo del s. XX, cerró sus puertas en 1986, encontrándose desde entonces abandonado y en permanente ruina. Miles de leoneses, y también de otras provincias limítrofes durante la primera mitad del s. XX, aliviaron sus dolencias gracias a sus aguas califiSan Salvador de Oviedocadas como oligo-mineralizadas, bicarbonatadas y nitrogenadas, indicadas para los tratamientos reumáticos, pero también para las deficiencias y problemas en las vías respiratorias y digestivas.

Tras dejar Nocedo y el pico Cueto Ancino a la derecha (1734 m., el conocido como K2 leonés), se entra en el municipio de Valdelugueros, atravesando las localidades de Tolibia de Abajo, Lugueros, Cerulleda, y Redipuertas. Dejando la carretera que parte hacia Riopinos y la Estación Invernal de San Isidro a nuestra derecha, continuamos por la LE 321 hacia el Puerto de Vegarada, uno de los pasos más altos de la Cordillera Cantábrica con 1560 metros de altitud. Este vado montañoso, final de la Calzada de la Vegarada y que une la provincia leonesa con el concejo asturiano de Aller, es conocido desde antiguo y se utilizó frecuentemente como ruta militar, paso de ganado y calzada de arrieros. Pero tuvo también su importancia como camino de peregrinación hacia San Salvador de Oviedo: “Quien va a Santiago y no al Salvador, visita al criado pero no a su señor”.

Casa del Puerto de Vegarada

Antes de la llegada al puerto y debido a la estrechez de la carretera, la parada se realiza delante de la Casa de Vegarada, conocida de antiguo como Casa del Puerto, a escasos metros de la cima. Esta construcción tiene su origen en una primitiva ermita y hospital que estuvo bajo la advocación de la Virgen delCamapana de Vegarada Carmen, donde se auxiliaba a los peregrinos enfermos o necesitados. Desde la Casa del Puerto, en los complicados y frecuentes días de temporal, se hacía sonar repetidamente una campana cuyo tañido servía para orientar y guiar a los viajeros y peregrinos hacia el paso montañoso. Quien visite el Museo Etnográfico de Mansilla de las Mulas, podrá contemplar esta histórica campana que fue la salvación de muchos arrieros y devotos peregrinos.

Con la desamortización del XIX esta posesión propiedad de la Iglesia fue adquirida por el Municipio. Actualmente permanece en una eterna remodelación Nueva Casa Puerto Vegaradapara su conversión en complejo hostelero o, como otros señalan, en un Centro de Interpretación dependiente del Ayuntamiento de Valdelugueros.

Sobre las 10 de la mañana y con un desagradable viento frío, propio de la altura, iniciamos la ruta siguiendo la carretera que, en dirección oeste y en suave ascenso, continúa hacia la cima. La zona leonesa del puerto es más propicia al viento y a las bajas temperaturas que la franja asturiana a menos altura y más protegida. Aquí el bosque apenas se apunta, sin embargo, es el paraíso de los arándanos, de las retamas y del brezo, sienIMGP0126do estos dos últimos, en plena floración, quienes cubren copiosamente las laderas, ofreciendo un bello contraste entre el enérgico amarillo de la retama y el morado intenso del brezo.

A nuestra izquierda los perfiles y significativas alturas de Puerta de Faro y pico el Huevo, que sobrepasan los 1700 metros, manteniendo todavía cuantiosos neveros. A la derecha, en el horizonte, el conocido pico Jeje que supera los 2000 m.

Antes de llegar a la raya del puerto, todavía en territorio leonés, a la izquierda y en una peña de poca altura, se localiza uno de los bunkers de la guerra civil que defendió el ejército republicano. Consta de una casamBunkerata de hormigón para armas automáticas, trinchera excavada en la roca y varios parapetos para fusilería. En octubre de 1937 y tras el asalto de los nacionales a los puertos de la Cordillera, esta posición es tomada sin resistencia ante la huida republicana.

En lo alto del puerto (1560 m), límite entre Asturias y León, finaliza la carretera y se inicia la pista que desciende hacia tierra asturiana. Es en lo alto del puerto de Vegarada donde nace el río Curueño. Hay quien señala y fundamenta que el nacimiento se produce hacia el este, en una de las laderas del pico Toneo (2094 m), en IMGP0019la zona de Fuentes de Invierno. Pero más consistencia tiene la propuesta de que las primeras aguas del Curueño surgen en el lado meridional del Puerto de Vegarada, cerca de la zona conocida como Charcos Cochaína a 1600 metros.

Nada más iniciar el descenso el cambio de temperatura es instantáneo. Prácticamente desaparece el viento y el Sol cobra, poco a poco, protagonismo, apuntando un espléndido día. Inmediatamente surgen las brañas asturianas de Vega de Reina, con sus antiguos refugios que se han convertido, gracias a la rehabilitación, en pequeñas fincas de verano.

IMGP0021

Se continua en dirección noroeste hacia la zona conocida como Brañuelas, dejando a nuestra izquierda los farallones repletos de neveros de Les Morteres y Mayéu del Chegue, y atravesando, ya a la altura de IMG_1042las moles del Llanón a 1487 m., un carrascal, como llaman por aquí al acebal, en el que muchos de los ejemplares “femeninos” conservan todavía sus frutos rojos, propios del otoño-invierno. Entre ellos se distinguen incipientes avellanos, hayas o brotes de roble que pugnan por crecer entre el cerrado acebal.

Inesperadamente y ocupando espacios selectivos en las praderías, descubrimos brañas ocultas entre la arboleda, alguna de las cuales se revelan por el particular y IMG_1043seductor sonido del agua al romper sobre la superficie de los abrevaderos dispuestos para el ganado. En el entorno, se nota el esfuerzo del hombre que, mediante maquinaria moderna, trata de ganar espacio para pastos rozando las retamas que se aferran vigorosamente al suelo con sus potentes raíces.

La pista asciende hacia el norte, hacia el Collado Caniella, conocido también como Caniecha (1537 m.), que cruza por el sur lIMG_1050a conocida Serranía de las Fuentes de Invierno. El collado se encuentra a los pies de Peña Caniella (1627 m) y la collada Palmian. Desde lo alto se obtiene una vista extraordinaria del valle de la Camperina y las cumbres de los picos Caorna y Cicuela. Hacia el norte y enmarcada en el valle Caniella, por el más tarde descenderemos, las cumbres de la Serranía de las Fuentes de Invierno, con Peña Pandos como fondo.

Parada obligada en la collada junto a una pequeña laguna, que sobrevive milagrosamente, donde se renuevan fuerzas y se formaliza la foto de rigor de “todos juntos”, teniendo como marco el espectacular paisaje y una mañana espléndida.

grupo (1)

Se inicia el descenso en dirección norte por la pradería que lleva hasta la majada Caniella, con sus cabañas y abrevaderos construidos al refugio que, en cierta medida, le ofrecen las alturas. Muy cerca comienzan los primeros signos de lo que IMGP0063será un “rio de piedra” que, lentamente, se va estrechando y haciéndose más pedregoso. Es el conocido como Valle Caniella, garganta estrecha y pendiente en forma de V, formada por acumulaciones de rocas de mediano y pequeño tamaño (cantos rodados, guijarros o detritus rocosos), producto de la erosión y las glaciaciones en un antiguo cauce.

En varios puntos el estrecho sendero que atraviesa el valle se ha empedrado convenientemente para hacerlo más asequible para el ganado, al ser paso obligado, a lo largo del tiempo, para los pastos de Caniella y Vegarada a lo largo del tiempo. Según se desciende, la vegetación se hace más abundante, apareciendo abedules, hayas y robles, alguno de ellos espectacular. Asimismo, la vegetación rastrera y plantas como calabaceras, helechos, musgo, etc., ocupan y ocultan parte de las rocas y cubren las laderas del camino.

IMGP0124
Brezo de Primavera











Siempreniña

























Aparece ahora abundante floración, logrando identificar a grupos de gencianas amarillas, todavía incipientes; varios gamones que comienzan a florecer, uñas de gato mezcladas con las doradas genistas, vistosos brezos de primavera con sus “campanillas” malvas y la solitaria siempreniña. En el medio del camino dos ejemplares prodigiosos de espino albar, nos reciben con su espectacular fluorescencia blanca.

IMGP0100

El final del estrecho valle Caniella da lugar de nuevo al espacio abierto con su potente vegetación y las masas calizas coronando las alturas. Entre las rocas se distingue alguna que otra gruta; es la zona conocida como las Cuevas. La integración es a veces tan poderosa entre vegetación y riscos que permite descubrir como un viejo tejo, hunde sus raíces en plena roca ofreciendo una visión insólita.

IMG_1092
La pista es ahora un pequeño sendero que discurre por la ladera de la majada de las Campas hasta nuestro próximo y esperado objetivo: las Hoces del Río Pino, considerado Monumento Natural desde el 2001 por el Gobierno del Principado de Asturias.

La vegetación se multiplica y aparecen, salpicando las praderas y las grietas de las rocas, pequeñas muestras de las flores autóctonas de la Cordillera Cantábrica: los morados de las calabaceras o la coronilla de fraile, el amarillo de los adonis, gencianas, genistas, retamas o jarillas, el blanco del espino o del cantarillo… A nuestra izquierda la mole inconfundible de caliza de Peña Redonda de 1836 m.

IMG_1105

Se pierde velozmente altura en rápidas vueltas a la altura del aprisco de Fontil, dejándose oír ya en la lejanía el sonido del agua rompiendo en bruscas torrenteras. Antes de bajar al río Pino, que desciende impetuoso desde su nacimiento en Peña IMG_1091Redonda, nos asomamos a él desde un comprometido y escarpado mirador de roca que se levanta a considerable altura sobre el lecho del arroyo, justo en el nacimiento de las Hoces.

Tras la privilegiada perspectiva, descendemos directamente al denominado Posaero, lugar del río en el que se pueden admirar las espectaculares torrenteras desde el rústico puente que cruza su estrecho cauce, justo en la bifurcación que señala la subida en dirección a Peña Redonda. 

IMGP0135

La parada es imprescindible. Desde el pequeño pontón se puede disfrutar del espectáculo que ofrece la fuerte corriente que salva ruidosamente, mediante pequ
IMG_1138eñas e impetuosas cascadas, las rocas que se interponen en su curso para encajarse seguidamente por la estrecha y pendiente hoz, multiplicando su vivacidad y sonido al romper en numerosos rápidos.

El arroyo Pino, que nace en las estribaciones de Peña Redonda, tiene una longitud de apenas 6 km en los que salva un desnivel de 800 metros. En su tramo medio se encuentra un estrecho desfiladero de paredes verticales originado al erosionar el agua un determinado grupo de roca caliza, que en algunos puntos no llega a 6 metros de anchura.

IMG_1146
Después de un pequeño descanso para contemplar el espectáculo, continuamos a través del desfiladero siguiendo el arroyo. En varios tramos el sendero está pavimentado con grandes losas de caliza, con el fin de que el ganado pueda moverse cómodamente a los pastos de Caniella y Vegarada. La vegetación en el tramo de las hoces resulta escasa debido a la verticalidad de las paredes. Solamente algún tejo y pequeños ejemplares de sauces o alisios. Cerca de la orilla y entre las fisuras de las rocas: helechos, musgos, escuernacabras, chupamieles y, sobre todo, los brotes blancos de la milenrama o planta de Aquiles, planta con la que cuentan que el héroe aqueo curaba las hemorragias de sus soldados durante la Guerra de Troya; en un rincón un bello ejemplar de genciana o gitanilla azul de los prados.

IMGP0176
Genciana o ginanilla de los prados













Una vez superadas las hoces se abre a ambos lados del valle, un extenso hayedo que alterna con pastizales que llegan a ocupar las vaguadas, y laderas de brezales que dominan parte del paisaje. En el tramo final del curso del rio Pino, antes de su desembocadura en el río San Isidro, ya en la localidad de El Pino, se transforma la cubierta vegetal, donde predomina los prados de siega y cultivos forestales, entre los que prevalecen las plantaciones de castaños.

IMG_1175Siguiendo ahora el tranquilo río por una ancha y cómoda pista, encontramos a nuestra derecha un arroyo canalizado y dispuesto como fuente. Se trata de la fuente de Gavilanceras, fotografiada mil veces, y que da nombre a la majada que se encuentra a escasos metros. Muy cerca, al borde del camino, un viejo, retorcido y carcomido tejo, nos sorprende por su enorme tamaño y silueta de cuento.

Cruzamos el río por un antiguo puente de piedra, Puente el Vao, para llegar al conocido Molín de Peón, antiguo molino restaurado y minicentral hidroeléctrica, reconvertido en la actualidad en criadero de alevines de trucha con el fin de repoblar de esta especie los ríos que lo precisen (Centro Ictiogénico el Marabayu).

IMG_1171

ras cruzar el puente y dejar atrás el Molín de Peón, el arroyo fluye ahora por nuestra derecha. En el camino una nueva fuente muy conocida en el lugar de aguas ferruginosas, con la Santina en una pequeña y rústica hornacina, merece una parada para probar el agua. Es la fuente de la Salud, en la senda señalada como Verde Foyoso que nos llevará en pocos minutos hasta la localidad de El Pino. 

Nada más entrar en la población franqueamos una bella ermita abandonada, construida en canto rodado y que conserva una pequeña espadaña cobre la entrada que aún mantiene su campana. Más adelante y amenazando ruina, la conocida como Casa de la Torre que debe su nombre a una torre circular de origen medieval que quedó englobada en un edificio construido en el S. XVII y que, con el tiempo, desapareció. La actual estructura es del año 1928.

IMG_1201 Copiar
IMG_1207












En apenas un kilómetro llegamos a Felechosa, población que ha desarrollado a lo largo de la carretera, siguiendo también el río San Isidro que desciende de la Estación de Invierno del mismo nombre. Gracias a la cercanía de la Estación de Esquí,  Felechosa ha pasado a ser un gran centro turístico, de ahí la proliferación de establecimientos hosteleros.
_DSC0006 copia

Es el final de la ruta y el lugar elegido para reponer fuerzas después de los 14 km. de travesía. El último tramo hasta encontrar el Hotel-Restaurante Peña Pandos, que se encuentra al final del pueblo, se hace interminable.

Una vez acomodada la impedimenta necesaria para la marcha y realizado un pequeño aseo, llega el momento de  disfrutar, antes de la comida, de unas cervezas y, como no, de unas botellinas de sidra que se agradecen tras la ruta y el calor, que ahora castiga.

El restaurante tiene preparado un menú que, a pesar de no ser típico asturiano como hubiéramos deseado, deja a todos muy satisfechos. Mientras se da cuenta de varios platos bien preparados y acompañados de un Mil Hojas, vinito suave de la Rioja, se comentan las anécdotas y la espectacularidad de la ruta, sin dejar de proponer diferentes ideas para una próxima escapada, que deseamos sea pronto.


Cordero
PIC_0030


















lunes, 18 de mayo de 2015

PLAZA MAYOR DE LEÓN (I)

pLAZA mAYOR

… “Es cuarta feria, día de Mercurio, como decían los romanos, y caminan deprisa para llegar al mercado en buena hora … Han cruzado ya el Torío por un viejo puente y han adelantado a varios labriegos de alfoz que, montados en las ancas de sus asnos, llevan en sus cuévanos o cestos, ajos, cebollas y castañas, y a varios campesinos de Macellarios, que, también caballeros en pollinos, traen a León carne, sebo y cecina. Una lenta carreta de bueyes cargada de madera queda, como los labriegos, rezagada, y llegan al mercado. Apiñada muchedumbre de gentes se estruclip_image003ja, grita, discute, gesticula. Los colores vivos de las túnicas o sayas de las mujeres, y de los jubones, sayos y mantos de los hombres destacan sobre el fondo gris oscuro de los lienzos de muralla que empieza a dorar el sol del mediodía….

Se apean de las cabalgaduras, las coge de las bridas el siervo que los sigue, abandonan el teso del ganado y se dirigen al Arco del Rey o de Palacio, para entrar por él en la ciudad.
No es empresa fácil abrirse paso por medio del mercado. Como las gentes de León han de proveerse en él de semana en semana de todo lo preciso para el vivir diario, y aun de lo superfluo, que como indispensable les reclama también el regalo y adorno de su persona y casa, la ciudad se ha vaciado toda en la explanada situada, mirando al mediodía, fuera de las murallas. Hay ya algunas tiendas dentro de la cerca que ciñe la agrupación urbana; pero unas se han abierto para remedio de los más pobres, cuya penuria no les permite hacer acopio un día a la semana de los más necesario, y otras han surgido al calor del lujo, para ofrecer a los ricos que viven o vienen a León, pan tierno, bocados exquisitos, carnes frescas, joyas y bellos paños. Ni aquellas por lo mísero, ni clip_image005éstas por lo escogido de los productos en que trafican, bastan al aprovisionamiento de la ciudad. El número de todos es, además, pequeño, no llegan tal vez al de los cuatro Evangelistas, y el vecindario acude todas las cuartas ferias al mercado, a vender y a comprar, que pocos dejan de ser a la vez mercaderes y consumidores.

Unos venden las galochas, abarcas y zapatones que han fabricado durante la semana, para comprar nabos, sebo, pan, vino, una pierna de carnero, cecina de vaca o de castrón y, si los hay, algunos lomos; y otros el trigo o el vino que les sobrar, cabezas de ganado menor, lino, legumbres o alguna res envejecida en el trabajo o desgraciada en accidente fortuito, para adquirir rejas de arado, espadas y monturas o para mercar sayas, mudas de mesa, tapetes y plumacios…”.

PLANO MEDIEVAL 3

Así era el mercado leonés en el siglo X según el conocido retrato que hace el historiador Sánchez Albornoz en su popular obra: “Una ciudad de la España cristiana hace mil años”, teoría avalada por la existencia de un diploma fechado en el 997 del Archivo de la Catedral de León que corrobora su existencia y localización.

Conocido como “mercado del Rey”, aquella feria leonesa se celebraba los miércoles fuera de las murallas del recinto romano, en un espacio situado hacia el este dclip_image009e la puerta denominada Arco del Rey o de Palacio, concretamente en el ángulo formado entre el ábside de la Iglesia de San Martín y la muralla romana. 

Este espacio urbano fue conocido de antiguo como “mercado del pan cocho y de la fruta”, y existen reseñas también a la venta de pescado. En el siglo XV, se hace referencia a este lugar de venta de pan, como plaza de Pinganilla (de poco valor), posiblemente porque en ella se realizaban los pregones de las almonedas, pero igualmente se la denominará como la plaza de la Picota, seguramente porque allí se ubicaba la cárcel de la ciudad. Con el tiempo, el lugar se conocerá por el nombre del templo: plaza de San Martín, pero también como plaza Vieja

El origen de aquel concurso de compra-venta de todo tipo de productos se desconoce, pero en el Fuero de León, conjunto de normas otorgadas por el rey Alfonso V en el año 1017 para la ciudad de León y considerado como la primera recopilación de derechos fundamentales de los ciudadanos, ya se mencionaba la existencia del tradicional mercado. En uno de los mandatos del Fuero leonés se regula la “paz del mercado”: “Quien con armas desnudas, a saber espadas y lanzas, perturbare el mercado público que de antiguo se celebra los miércoles, pague al sayón del rey sesenta sueldos de la moneda de la ciudad”. No será hasta el año 1466, en tiempos del monarca Enrique IV, cuando la ciudad consiga otra feria más que se celebrará los sábados. Estas dos ferias o mercados continúan celebrándose actualmente en León los mismos días y, prácticamente, en el mismo lugar.

pLAZAmAYOR
385950_195491760541757_1851549688_n


Venta Plaza Mayor
Vino






















A medida que aquel primer mercado se desarrollaba y adquiría mayor relevancia, se generó a su alrededor un suburbio conocido como arrabal de San Martín, habitado principalmente por mercaderes y artesanos. Este barrio, surgido a extramuros del recinto fortificado, se cercó primeramente por un muro de tierra en el s. XII, trasformándose en una cerca defensiva de canto rodado y cal en el XIV (ver plano).

Las noticias que se tienen sobre el lugar del mercado hablan de un espacio irregular y pequeño, de “mala disposición” debido a su solar desnivelado acorde con la topografía de la zona, situándose en la suave ladera existente en el lado meridional del exterior del campamento romano. La pendiente correspondería a la que hoy observamos en las calles Plegaria y Matasiete. En resumen, una topografía y lugar incómodo para transitar y ejercer el comercio.

Santa Ana 2

El espacio estaría circunscrito por un caserío modesto en los inicios, que se iría completando con alpendres, sostenidos con "pies derechos", que resguardasen a comerciantes y clientes del frio clima de León. Con el tiempo, surgiría algún que otro comercio estable, como se apunta en el plano elaborado por Don Claudio Sánchez Albornoz y que figura en la obra mencionada. En él, el historiador ubica dos tiendas en el lado sur de la plaza atendiendo a documentos de 1039: la tienda de San Pelayo y la tienda de Juan. Éstos dos diplomas se refieren a la venta que un tal Juan realiza a María Velasquiz: “tenda mea propia quem abeo in cius Legionis, foris murum per locis et terminis suis. Prima parte tenda de Sancti Pelagii de secunda terminu karraria qui discurrit ad mercato. De tercia parte affiget merkato de rege; pro que accepi de uobis in pretio solidos XX de argento”.

clip_image011

En definitiva, la estructura y morfología del lugar mostraría un aspecto parecido al que hoy observamos en la plaza del Grano pero en suave pendiente y con algún soportal similar a los que en su momento existían en distintos puntos de la ciudad, hoy, por desgracia, todos desaparecidos: plaza de Santa Ana, plaza de Regla, Ramón y Cajal, La Torre, etc.

Ramón y Cajal y La Torre
Ramón y Cajal















Este espacio no fue el único espacio destinado al comercio en el León medieval. El mercado del Rey, en la plaza de San Martín, competía con los mercados que se celebraban en el Rollo de Santa Ana, en la plaza del Misteo (plaza Don Gutierre), en la del Mercadillo (plaza del Grano), en las plazuelas de Carnicerías y de las Tiendas (las dos ubicadas en la actual plaza de San Martín y separadas, de antiguo, por un edificio) o, en la propia plaza de Regla, frente a la Catedral. Muchas de éstas ferias, sobre todo la de plaza de Regla, donde el Cabildo construye las denominadas “casas de las Boticas” (balcones corridos y soportales), le quitaron protagonismo en ciertos momentos, pero la Plaza Vieja o de San Martín, a pesar de su inadecuada conformación, siempre mantuvo el espíritu y apoyo de los artesanos y mercaderes de la zona, además de la decisión del propio Concejo.

997092_10203529818077406_4900128748839416611_n

Con el tiempo se impone una reforma de aquella zona. Desde los siglos XIV-XV comienza el gusto por los diseños geométricos en las ciudades. Se proponen trazados regulares para calles y plazas, alejándose de la sinuosidad, hacinamiento e irregularidad de los perfiles y construcciones medievales. Esta moda conecta desde comienzos del s. XV con la difusión en la Península de la afición por los espectáculos públicos: justas a pie o a caballo, teatro, coso taurino, sortijas, fiestas religiosas, cívicas, juegos de cañas o ejercicios militares, que acaparaban gran expectación y que necesitan áreas adecuadas para realizarlos y contemplarlos. Con la llegada de los Austrias se impondrán las pFiesta real de toros en la Plaza Mayor de Rubio Villegaslazas y espacios amplios y regulares, pensados como centro comercial pero, también, como lugar receptor de espectáculos y centro ciudadano de reunión.


Al inicio del s. XVI, el Cabildo de la Catedral leonesa se anticipó a los regidores de la ciudad, adecuando y ampliando la plaza existente frente a la Catedral. Se derribaron las viejas casas y se edificaron otras con soportales, como ya se ha indicado, dando lugar a un importante espacio donde se celebrarán todo tipo de fiestas profanas y religiosas que el Cabildo presenciaba desde la terraza existente sobre el pórtico, una vez desmontados los antepechos calados que se encontraban en la portada occidental.

Así todo, los mercados de miércoles y sábado se conservaron semanalmente en el mismo lugar hFelipe IV de Españaasta que el incendio ocurrido en febrero de 1654, determinó la decisión municipal de remodelar la plaza de San Martín edificando otra más acorde con las necesidades y gustos del momento. Pocos años más tarde, en 1657 y siguientes, la municipalidad realiza adquisiciones de solares con la firme decisión de ampliar y ensanchar el espacio de la plaza.

Teniendo como modelos las construcciones que se realizan en Valladolid y Madrid, dos ciudades con muchísimas posibilidades económicas, León se implica en la construcción de su nueva plaza. Sorprende como el Concejo leonés se atreve con la realización de una obra de esta magnitud, contando con una pobre economía y una precaria situación demográfica, que, probablemente, no llegaría en aquel momento a alcanzar los 10.000 habitantes. Esta iniciativa del Ayuntamiento solo se entiende desde la perspectiva de conseguir engrandecer la, en aquellos momentos, la decadente ciudad de León por encima de otras ciudades y de consolidarse frente al inmenso poder que ostentaba la Iglesia, además de delimitar claramente su propio ámbito.

Bodegas medievales

Todas estas circunstancias hicieron muy compleja la financiación de la obra. Popularmente se cree que la construcción de la Plaza Mayor leonesa se realizó gracias a la concesión de Felipe IV que, por Real Providencia de 1657, de un arbitrio de 40 maravedíes por cada cántara de vino que se vendiese en la ciudad y en su alfoz. Pero esto no es totalmente cierto. La recaudación del arbitrio sobre el vino, prorrogado invariablemente cada año por los monarcas, resultó cada vez más escasa. Este impuesto fue utilizado excepcionalmente para la construcción de la Plaza Mayor, ya que siempre surgieron motivos prioritarios para dedicar la tasa sobre el vino a otros asuntos del propio Ayuntamiento leonés o para solventar gastos excepcionales del Reino: casamiento de la infanta María Teresa y tratado de Paz de los Pirineos, la formación de una armada para la guerra con Portugal y las sucesivas campañas posteriores, reparación de los palacios del Rey, construcción capilla de San Isidro, etc. Constantes peticiones reales que continuaron en el reinado de Carlos II.

Tratado de los Pirineos

Todas estas circunstancias dieron lugar a que la financiación recayese principalmente en los censos propios del Ayuntamiento y en algunos propietarios, vecinos e Iglesia, que levantaron a su costa algunos edificios en la plaza a su costa, aunque siempre ajustándose al plan urbanístico comunal.

Señalar que la impronta de los municipios en la construcción de los nuevos trazados urbanos se manifiesta en un edificio principal que suele “presidir” la plaza y que en la mayoría de ciudades se trasformará en la sede del propio Ayuntamiento: la Casa de la Ciudad. Así se denominará generalmente a estos edificios que, normalmente, albergarán la sede del Concejo, aunque pueden tener también otras funciones de servicios o competencias propias de los municipios.

10954324_10200351716151972_2936097824669258918_n
Al poseer ya la ciudad León un palacete como sede municipal, concretamente el edificio de la plaza de San Marcelo construido en la segunda mitad del XVI por el arquitecto Juan del Rivero y Rada, se decidió erigir en 1587, en el espacio del mercado, un inmueble que albergara la venta de pan con el fin de normalizar, como en otro tipo de  géneros, como el pescado o la carne, la venta ambulante de estos productos. Este edificio se conocerá como Casa de las Panaderías. Recordar que en la ciudad de León ya existía la Casa de las Carnicerías, en la actual plaza de San Martín, y la Casa de las Pescaderías, de la que no quedan restos y que estaba situada entre la muralla y el crucero de la iglesia de San Martín.

La Casa de las Panaderías, que un principio se pensó que “presidiese” el nuevo proyecto de plaza, era una construcción de buena sillería con dos pisos y arcadas que se sustentaban con columnas con basa y capitel, además de balcones de forja en la fachada. El edificio también fue realizado por Juan del Rivero, discípulo de Juan de Badajoz, y su ubicación exacta no está muy clara. Parece que formaba parte de la calle Santa Cruz (según se entra), aunque, probablemente, siendo ésta una de las calles que más sufrieron con la traza de la nueva plaza, el inmueble pudiera estar a caballo entre la citada calle y parte de la actual plaza.
       
                                                                                                                      .../...

- Plaza Mayor de León. Inicios del s. XX. Óleo sobre tabla.
- Biblia de San Isidoro de León.
- D. Claudio Sánchez Albornoz.
- Plano extramuros, lado meridional del recinto campamental de León.
- Alfonso V de León. José María Rodríguez Losada.
- Instantáneas mercado Plaza Mayor primera mitad del s. XX.
- Soportales Santa Ana.
- Soportales Rollo de Santa Ana.
- Soportales intersección Ramón y Cajal y calle La Torre (Teatro Trianón).
- Soportales Ramón y Cajal.
- Soportales Plaza de Regla.
- Fiesta de toros en la Plaza Mayor de Madrid.
- Felipe IV. Velazquez.
- Bodegas medievales. Aranda de Duero.
- Tratado de los Pirineos (Isla de los Faisanes). Laumosnier.
- Edificio Consistorio. 1587 obra de Juan del Rivero de Rada.