jueves, 31 de agosto de 2017

Cataluña: EL PAÍS DE NUNCA JAMÁS

descarga

El prestigioso historiador José Luís Corral ha opinado recientemente sobre los acontecimientos históricos: “Las cosas han cambiado mucho, pero siguen existiendo demasiados intereses políticos que intervienen en la distorsión de los hechos históricos y a comienzos del siglo XXI se sigue haciendo presentismo con la historia; es decir, se proyecta una idea política del presente en el pasado aunque para ello sea preciso alterarlo y adulterarlo hasta el ridículo”.

Ejemplo claro de esta barbarie son los separatistas catalanes: políticos, intelectuales, artistas, periodistas, etc., todos bien engrasados con dinero público, que con sus falsedades y mentiras han abducido a una parte de la sociedad de Cataluña.

En Cataluña se adiestra y se repite constantemente cuales han sido los tres momentos críticos para la supervivencia de la “nación catalana” desde  1714. Vean la locura histórica que manejan estos individuos: “la Guerra de Sucesión en Europa (1707-1714), para ellos Secesión, la napoleónica Campaña de España -o Guerra del Francés- (1808-1814) y la Guerra Civil española -o Guerra del Español- (1936-1939)”. Interesante.

Estamos ante una perfecta y medida falsificación histórica promovida y financiada por un entramado político corrupto (demostrado hasta la saciedad) que únicamente trata de acomodarse y perpetuarse en el poder más exclusivo, dividiendo a la sociedad catalana a base de engaños, mentiras e ilusiones planetarias.

Don Próspero

Esta sarta de mentiras, engaños e invenciones ya viene de lejos. Uno de los primeros iluminados, más bien traumatizados catalanes por falta de historia y protagonismo, es Próspero de Bofarull i Mascaró, barcelonés y director del Archivo de la Corona de Aragón (sí, Aragón). Este individuo a mediados del siglo XIX reescribió y suprimió los nombres y apellidos de navarros, aragoneses y castellanos del “Libro de los Repartimientos del Reino de Valencia”, con el fin de destacar los nombres catalanes en la conquista del reino de Valencia por el rey aragonés Jaime I en 1238. En los años 80 del siglo pasado un historiador y filólogo catalán (posteriormente defenestrado), desenmascaró al archivero y denunció su actividad que daba todo el protagonismo a los catalanes en la conquista del reino valenciano. Por aquellas fechas, curiosamente, desapareció del Archivo el testamento de Jaime I, que establecía claramente las fronteras de los reinos de Aragón, Mallorca, Valencia y EL CONDADO DE BARCELONA. Que casualidad.

No podemos olvidar al que puede ser considerado el primer tramposo-mentiroso escritor-historiador catalán del XVII, Juan Gaspar Roig i Jalpí. Este individuo escribió el “Libro de los hechos de armas de Cataluña”, asegurando que era copia de un volumen de primeros del s. XV donde se narraban, de primera mano, los sucesos “guerreros y conquistadores” de los catalanes. Esta gran libro-mentira, descubierta también a mitad del siglo XX, es considerado todavía (en Cataluña, claro), pieza clave de la literatura medieval catalana y fuente indiscutible de su historia a través de los siglos. Todo invención, todo mentira. Esta es la VERDADERA RAZA CATALANA.

La raza catalanaResulta inexplicable como la sociedad catalana, dirigida por este grupo de iluminados, se lanza a un expansionismo cultural, histórico y territorial sin ningún pudor, manipulando, inventando, adecuando o apropiándose de historia y cultura ajena, con el propósito de contar con una plataforma que de respaldo histórico a sus delirantes pretensiones que, cobardemente (no podía ser de otra manera), pretenden un “golpe de estado”.

Lo grotesco del asunto, es que no existe ni patria de 1000 años, ni héroes independentistas, ni reino, ni siquiera un himno íntegro, sin manipular, ni una bandera propia… ni tan siquiera el idioma, ya que lo que ahora es catalán, todavía en el siglo XIX era denominado por los propios lingüistas catalanes como limousin (de la ciudad francesa de Limoges, un dialecto del provenzal u occitano), y hasta 1913 no se fijaron las normas ortográficas que pusieron fin a decenios de disputas para escribirlo (por cierto, suprimieron la letra ñ ¿?).

Prácticamente todo es usurpado, inexacto o inventado. Cataluña es un gigantesco trampantojo. Y como ejemplo y a vista de todos, es su artificial y “reciente” arquitectura medieval, visitada como ejemplo constructivo por miles de turistas que quedan admirados de la grandiosidad de sus edificios antiguos. Pero todo es un gran parque temático: catedral, barrio gótico con su conocido puentecito, Monasterio de Ripoll, Casa Canónigos, Palacio Pignateli, Palacio Berenguer, etc.

Actualmente, centenares de turistas recorren cada día el barrio gótico de Barcelona, un gran éxito económico sostenido sobre una gran mentira. El movimiento cultural catalanista del XIX, denominado Renaixenca, buscó sin cesar el “pasado glorioso” de Cataluña, entre el que se debía encontrar un patrimonio histórico-artístico que nunca existió. Previamente, se fijaron en el Monasterio de Ripoll, que por aquellas fechas se encontraba en completa ruina, abandonado y que era utilizado como cantera de materiales, para dar una base sólida a su gran mentira. A finales del s. XIX se realizó una obra prácticamente nueva, de estilo “románico”, donde enterraron a sus condes y se efectuaron continuamente celebraciones y exaltaciones de la “nación catalana”. Desde entonces, Ripoll significa para estos la prueba inequívoca de la existencia de un pasado y una grandeza artística-cultural propia.

Ripoll 1

Seguidamente, y al no poder edificaciones características con marchamo catalán, se las inventaron. Puig i Cadafalch, arquitecto, historiador del arte y político, diseñó un modelo a la carta de arquitectura medieval típicamente catalana, separándose, por supuesto, de cualquier parecido a la francesa o castellana con el fin de diferenciarse claramente de los demás y dejando bien descrito como deberían ser las construcciones, hasta aquel momento inexistentes.

Según el espabilado arquitecto la “casa catalana” debe de ser: “la obra arquitectónica que más refleje la manera de ser del pueblo (…). La casa siempre es el arte nacional surgido de la propia tierra”. Y así la describe: “Un gran portal de medio punto en la planta baja, ventanas coronellas (altas, estrechas, partidas por columnas) en la planta noble, y el último piso se remata con una galería porticada y una torre en un ángulo”. Sin despeinarse.

Plantilla casa catalana

En su demencia nacionalista, afirmó que la arquitectura catalana se había paralizado en el siglo XV cuando Aragón se unificó con Castilla, y animaba a continuar a partir de aquel momento con el proyecto histórico de la nación ¿?, recuperando el estado original de todas los restos de casas catalanas que existían, y negando la evolución histórica natural de la Edad Media que tenía ante sus Puente elevado Barrio Góticoojos. En resumen, los 400 años anteriores había que olvidarlos y construir (inventarse) la historia y el arte de Cataluña durante esos más de cuatro siglos.

Con esa plantilla fantaseada, arquitectos posteriores realizaron numerosas rehabilitaciones, mejor dicho, reinvenciones, comenzando por inventarse un barrio medieval en la ciudad: el “barrio gótico”. Ojo al tema: se reconstruyeron casas enteras, se derribaron otras, se intercambiaron fachadas, se inventaron puentes elevados, se trasladaron columnas, se abrieron galerías y ventanas, se reorientaron edificios, … apenas nada es original. Es el “barrio que nunca existió” y de “gótico” … nada, de la primera mitad del siglo pasado (Ver detalle en: http://www.ub.edu/geocrit/sn/sn-371.htm). De esta manera, se crea poco a poco el parque temático del barrió gótico, del que, por supuesto, también forma parte su conocida catedral.

Finales XIX y 1913

Catedral Barcelona

A finales del siglo XIX, la Catedral de la Santa Cruz y Santa Eulalia de Barcelona, ofrecía un aspecto paupérrimo, desolador, risible y sin estilo definido (este era el ejemplo de su “brillante” arquitectura medieval). Esto no se podía tolerar, no se ajustaba a la historia que necesitaban. Antes de comienzos del s. XX, se le superpuso una fachada gótica y varios años después se añadió un cimborrio, dando como resultado un “espléndido templo gótico milenario” donde actualmente se agolpan los turistas-incautos para disfrutar de esta “joya arquitectónica”, y en la que los fines de semana se puede contemplar grupos de vecinos frente a su portada danzando al son de las populares sardanas.

Este baile tan venerado por el nacionalismo, que lo considera ancestral, no se perfila hasta el siglo XIX como música y baile único del folclore catalán. Pero esto no ha sido siempre así. Los bailes más típicos catalanes fueron una primitiva sardana, pero también la jota y el “españolito”. Como en la arquitectura, los regionalistas “depuraron” las danzas que contaban con puntos en común con las del resto de España, promocionando una nueva sardana y anulando y negando el resto de danzas tradicionales, haciendo de la primera el genuino y único “baile catalán”. El creador de la sardana moderna, tal como hoy la conocemos, fue Pep Ventura a mediados del XIX, inspirándose en la ópera y en la zarzuela. Por cierto, este músico se llamaba en realidad José María Ventura Casas y había nacido en Jaén. Todo muy “ancestral”·.

folclore-musical-espaol-8-638

La locura de estos golpistas, muchos de ellos completamente asilvestrados, no tiene límites. Llegan a afirmar que la catalanidad tiene sus orígenes en la tradición helena gracias a los griegos llegados a Ampurias en el s. VI a C. Estos griegos no llegaron directamente desde Grecia, sino que se trasladaron desde la cercana colonia de Marsalia (Marsella).

Según estos fenóm enos esta tradición helénica: “… ha estado siempre presente y consciente en nuestra nación, y ha marcado el talante de nuestra historia como base democrática y tolerante, versus el origen del derecho romano de los españoles y franceses, de tradición impositiva y siempre cercana a la inquisitoria Iglesia de Roma.” “Así pues, el espíritu griego de democracia impregnó los esplendorosos siglos X al XV en todo el Casal catalán (la corona Catalana y Occitania) con la creación de movimientos e instituciones como “Paz y Tregua” (siglo XI) o las “Cortes Catalanas” (1192). Y este pensamiento animó a la Renaixenca catalana en el s. XIX (setecientos años después) como recuperación a través del arte de los orígenes helénicos de la nación.”.

De esta manera nos enteramos que, después de transcurridos 25 siglos, los valores y el espíritu heleno que impregnaron el Mediterráneo, se encuentran únicamente refugiados y depositados en los hombres y mujeres catalanes (Véase familia Puyol y 3%), al haber caído todas las distintas civilizaciones mediterráneas en poder del mundo musulmán, cristiano o bajo el imperio arbitrario del derecho romano. Así nos enteramos que Cataluña y los catalanes, siempre han estado aislados de estas “dañinas” influencias.


Próxima la gran pantomima (diada 2017), en la que se conmemora la rendición de Barcelona el 11 de septiembre de 1714 en manos del duque de Berwick al servicio borbónico, conviene saber que este “transcendental hecho histórico” se conmemora solamente desde el año 1980. 

Destacar que no es cierto que Cataluña fuese un estado soberano en 1714. Es mentira. Era un territorio español con algunas instituciones propias, como en cualquier otro lugar de la Europa del Antiguo Régimen, y parte constituyente de la Corona de Aragón, es decir, de España. No es cierto que se tratase de una guerra entre catalanes y españoles, sino entre partidarios de dos candidatos al trono de España. No es cierto que su famoso 11 de septiembre combatieran castellanos contra catalanes, pues había castellanos defendiendo Barcelona del mismo modo que el ejército borbón contaba con miles de catalanes. NADA ES CIERTO.

Por supuesto, los golpistas fijan este día como el fin de la nación catalana ¿?, pero la verdad es realmente otra. En la Guerra de Sucesión española fue la oligarquía soberbia, ambiciosa e ignorante de Barcelona de principios del XVIII, la que decidió entrar en la guerra únicamente para conseguir beneficios territoriales y económicos (¿os suena?). Gracias a la decisión de sus “dirigentes”, Cataluña fue arrasada y convertida en un campo de batalla durante 10 años, simplemente con la esperanza de que esta pandilla pudiera consequir para su único beneficio alguna merced en el caso de que triunfara el pretendiente austriaco. En la actualidad, los herederos de aquella fatal decisión, “niegan” lo ocurrido y lo trasformando la realidad, la auténtica verdad del suceso.

Imagen-de-Foro-Espaa_thumb2

Aquella fue una guerra de Sucesión (no secesión, como aseguran), donde los vencedores borbónicos tenían catalanes en sus filas y los defensores de Barcelona luchaban por “nosotros y por toda la nación española” y, según el manifiesto promulgado y leído al pueblo barcelonés en aquellos trágicos días, con la intención de: “Salvar la libertad del Principado y de toda España; evitar la esclavitud que espera a los catalanes y al resto de españoles bajo el dominio francés; derramar la sangre gloriosamente por su rey, por su honor, por la patria y por la libertad de toda España”.

Josep Pla, escritor y periodista catalán (1897-1981), inexplicablemente medalla de oro de la Generalidad, reclamaba una nueva generación de historiadores catalanes que fueran fieles a la verdad: “¿Tendremos algún día en Cataluña una auténtica y objetiva Historia? ¿Cuándo tendremos una Historia que no contenga las memeces de las historias puramente románticas que van saliendo?”.

Como vemos, su arquitectura, su arte, su historia, sus bailes, su idioma, sus conmemoraciones, … TODO, TODO ES FALSO, TODO ES MENTIRA. Cataluña es el “PAÍS DE NUNCA JAMÁS”, es el “país mágico” de James Matthew Barrie.



- Luís Companys en la cárcel.
- Reyes de Cataluña
- El fenómeno de Próspero de Bofarull i Mascaró 
- La ¿raza catalana?
- Monasterio de Ripoll.
- Plantilla para la casa catalana.
- Barrio gótico?
- Catedral: antes y actualmente.
- Historia de la sardana.
- Independentistas defendiéndose ante la Historia.
- Alberto Boadella: Hechos diferenciales catalanes






sábado, 29 de julio de 2017

LA CARGA DE LOS TRES REYES




Los americanos tienen El Álamo, Gettysburg.
Los franceses Alesia.
Los judíos, Masada.
Los griegos, el Paso de las Termopilas.
Los alemanes, los bosques de Teutoburgo.
Los ingleses, Trafalgar.
Los portugueses, Aljubarrota.
Los rusos, Stalingrado.
Hasta los zulúes tienen algo… Insaldwana.
Y los españoles, debido a los traidores por un lado y los cobardes por otro, no tenemos…
Las Navas de Tolosa, por insidiosa.
La Batalla del Ebro, por fascista.
Lepanto, por intolerante.
Tenochtitlán, por genocida.
Bailén, por retrógrado.
Amberes, Breda, Northlinghen, por no herir sensibilidades.
Villaviciosa, por no plural.
¿Sigo?
Y un montón de ineptos, embusteros, interesados, desgraciados, chusma, incultos, maricomplejines,… traidores y cobardes (insisto) que han dirigido, dirigen y dirigirán las mentes… de los que se dejen, de esta gran nación que es España.
Cuando paso cerca de Despeñaperros (sitio donde se despeñaron miles de perros invasores e impositores de sus ideas (políticas, religiosas, filosóficas, … .), siempre salgo despotricando que no haya nada allí para conmemorar algo tan importante, tan épico, tan cristiano.
He estado en Normandía, y estuvimos cuatro días viendo museos, cementerios, edificios históricos de la batalla de Normandía, en Estados Unidos de cualquier escaramuza sin importancia hacen un centro histórico con museo incluido, y aquí tenemos el 800 aniversario de lo que considero la batalla más importante de la historia de Europa (o sea del mundo) y no hacemos nada.
….Ya ni siquiera se estudia en los colegios, creo. Moros y cristianos degollándose, nada menos. Carnicería sangrienta. Ese medioevo fascista, etcétera. Pero es posible que, gracias a aquello,… mi hija no lleve hoy velo cuando sale a la calle.
Ocurrió hace casi ocho siglos justos, cuando tres reyes españoles dieron, hombro con hombro, una carga de caballería que cambió la historia de Europa. El próximo 16 de julio se cumple el 798 aniversario de aquel lunes del año 1212 en que el ejército almohade del Miramamolín Al Nasir, un ultra radical islámico que había jurado plantar la media luna en Roma, fue destrozado por los cristianos cerca de Despeñaperros.
Tras proclamar la yihad -seguro que el término les suena- contra los infieles, Al Nasir había cruzado con su ejército el estrecho de Gibraltar, resuelto a reconquistar para el Islam la España cristiana e invadir una Europa -también esto les suena, imagino debilitada e indecisa.
Los paró un rey castellano, Alfonso VIII. Consciente de que en España al enemigo pocas veces lo tienes enfrente, hizo que el papa de Roma proclamase aquello cruzada contra los sarracenos, para evitar que, mientras guerreaba contra el moro, los reyes de Navarra y de León, adversarios suyos, le jugaran la del chino, atacándolo por la espalda.
Resumiendo mucho la cosa, diremos que Alfonso de Castilla consiguió reunir en el campo de batalla a unos 27.000 hombres, entre los que se contaban algunos voluntarios extranjeros, sobre todo franceses, y los duros monjes soldados de las órdenes militares españolas. Núcleo principal eran las milicias concejiles castellanas -tropas populares, para entendernos- y 8.500 catalanes y aragoneses traídos por el rey Pedro II de Aragón; que, como gentil caballero que era, acudió a socorrer a su vecino y colega. A última hora, a regañadientes y por no quedar mal, Sancho VII de Navarra se presentó con una reducida peña de doscientos jinetes -Alfonso IX de León se quedó en casa-.
Por su parte, Al Nasir alineó casi 60.000 guerreros entre soldados norteafricanos, tropas andalusíes y un nutrido contingente de voluntarios fanáticos de poco valor militar y escasa disciplina: chusma a la que el rey moro, resuelto a facilitar su viaje al anhelado paraíso de las huríes, colocó en primera fila para que se comiera el primer marrón, haciendo allí de carne de lanza.
La escabechina, muy propia de aquel tiempo feroz, hizo época. En el cerro de los Olivares, cerca de Santa Elena, los cristianos dieron el asalto ladera arriba bajo una lluvia de flechas de los temibles arcos almohades, intentando alcanzar el palenque fortificado donde Al Nasir, que sentado sobre un escudo leía el Corán, o hacía el paripé de leerlo -imagino que tendría otras cosas en la cabeza-, había plantado su famosa tienda roja. La vanguardia cristiana, mandada por el vasco Diego López de Haro, con jinetes e infantes castellanos, aragoneses y navarros, deshizo la primera línea enemiga y quedó frenada en sangriento combate con la segunda.
Milicias como la de Madrid fueron casi aniquiladas tras luchar igual que leones de la Metro Goldwyn Mayer. Atacó entonces la segunda oleada, con los veteranos caballeros de las órdenes militares como núcleo duro, sin lograr romper tampoco la resistencia moruna. La situación empezaba a ser crítica para los nuestros -porque sintiéndolo mucho, señor presidente, allí los cristianos eran los nuestros-; que, imposibilitados de maniobrar, ya no peleaban por la victoria, sino por la vida.
Junto a López de Haro, a quien sólo quedaban cuarenta jinetes de sus quinientos, los caballeros templarios, calatravos y santiaguistas, revueltos con amigos y enemigos, se batían como gato panza arriba. Fue entonces cuando Alfonso VIII, visto el panorama, desenvainó la espada, hizo ondear su pendón, se puso al frente de la línea de reserva, tragó saliva y volviéndose al arzobispo Jiménez de Rada gritó: «Aquí, señor obispo, morimos todos». Luego, picando espuelas, cabalgó hacia el enemigo. Los reyes de Aragón y de Navarra, viendo a su colega, hicieron lo mismo. Con vergüenza torera y un par de huevos, ondearon sus pendones y fueron a la carga espada en mano.
El resto es Historia: tres reyes españoles cabalgando juntos por las lomas de Las Navas, con la exhausta infantería gritando de entusiasmo mientras abría sus filas para dejarles paso. Y el combate final en torno al palenque, con la huida de Al Nasir, el degüello y la victoria.
¿Imaginan la película?… ¿Imaginan ese material en manos de ingleses, o norteamericanos?.. Supongo que sí. Pero tengan la certeza de que, en este país imbécil, acomplejado de sí mismo, gobernado por políticos aún más imbéciles carentes de toda identidad… no la rodará ninguna televisión, ni la subvencionará jamás ningún ministerio de Educación, ni de Cultura, porque aquí no habría despelote ni mariconeo, sino gente real que por amar a su tierra luchaban a morir.
¡Ojo! ¡Importante!
Tardamos 8 SIGLOS, o sea, ¡¡800 AÑOS!! en echarles de la península, nuestra tierra! Fue por nuestra desunión, porque España la formaban distintos reinos y no uno solo. Combatíamos entre nosotros -como ahora con las 17 autonomías innecesarias- y no tuvimos un solo Rey, una sola nación, un único mando militar para expulsarles, de eso se aprovecharon durante ¡8 siglos! y ellos, los de la media luna sí que lo recuerdan, por eso se aprovechan, de nuestra actual desunión, para una segunda invasión silenciosa… bajo la permisividad de políticos de bajo perfil, acomplejados, miedosos de llamar a las cosas por su nombre…, nada que ver con aquellos valerosos guerreros cristianos que combatieron y derramaron su sangre ¡para…. nada!
Ellos recuerdan nuestra desunión, la misma que tenemos ahora y que muchos políticos fomentan. Y ellos lo saben… y de paso, se frotan las manos, se ríen y se aprovechan para su segunda invasión…
Nosotros hemos olvidado la historia, pero ellos no…. mal asunto.
Durante mucho tiempo fui todo lo que pude… ahora soy todo lo que quiero.

Arturo Pérez Reverte (12 de julio de 2010)



Hace ya 7 años Arturo Pérez Reverte conmemoraba de esta manera el aniversario del triunfo hispano sobre el mundo musulmán en la épica batalla de Las Navas de Tolosa, el lunes 16 de julio de 1212, hace ahora 805 años.

El final del siglo XII y principios del XIII, marcan un cambio importante en la invasión y posterior dominio árabe de la España cristiana (Hispania o reinos hispanos si somos escrupulosos o gilipollas), heredera de los valores romanos-cristianos que, aun hoy, están presentes en nuestra cultura, a pesar de las reivindicaciones islamitas (y seguidores nacionalistas/izquierdistas), en las que predican derechos inexistentes como si, antes de la invasión, no existiese una sociedad y cultura propia en el centro-sur peninsular.

Es verdad que el rey de León, Alfonso IX, primo y enemigo secular del castellano Alfonso VIII, no acudió a Las Navas, pero si permitió que caballeros leoneses estuvieran presentes en la batalla. La disputa entre ambos monarcas venía de lejos. Alfonso VIII de Castilla, al que algunos consideran un mediocre guerrero, se había aprovechado en su momento de la inestabilidad política que produjo la sucesión del reino leonés, destruyendo la mayor parte de las defensas fronterizas leonesas lo que motivó serias disputas entre los dos reinos.

Pero también es verdad, que en 1195 el rey leonés se encontraba con su ejército muy cerca de Alarcos, cuando el arrogante Alfonso VIII decidió atacar a los almohades sin esperar la llegada o la intervención de Alfonso IX, confirmando, de alguna manera, la soberbia y mediocridad guerrera del rey castellano.

En una próxima entrada, teniendo como centro la derrota castellana de Alarcos, se tratarán las relaciones del Reino de León con Castilla y con la importante expansión de los almohades que llegaron a dominar una gran parte del Magreb y del Al-Ándalus: de Marrakech a Trípoli, de Sevilla a Valencia.


- Batalla de las Navas de Tolosa. Francisco de Paula Van Halen.
- Pendón de Las Navas. Monasterio de las Huelgas.
- Video: La batalla de las Navas de Tolosa. Pasajes de la Historia (La Rosa de los Vientos). raulvz.

martes, 25 de julio de 2017

REGIMIENTO CABALLERIA ALMANSA nº 5

1200px-Emblem_of_the_Former_Cavalry_Regiment_Almansa.svg


El 20 de julio de 1846 se nombró al Apóstol Santiago patrón del Arma de Caballería, cuya designación fue posteriormente ratificada el 20 de julio de 1892. Hoy día de Santiago, Patrón del España y de la Caballería Española, un pequeño homenaje al Regimiento de Caballería Almansa Nº 5 que estuvo instalado durante casi 30 años en la ciudad de León, de 1965 a 1994, y por el que pasamos muchos leoneses: 
“Almansa avanza, avanza y nadie le alcanza”.


Su resumida pero gran historia es esta:
Tercio de Hartmann
El 12 de enero de 1676 se levantó en los Países Bajos un tercio de dragones borgoñones por patente concedida a Niklaus Hartmann para participar en la guerra de Holanda. 
El mando pasó al año siguiente a Vandewin Vanderpit y en 1684 a Theodore de Valanzart, con quien participó en la guerra de la Liga de Augsburgo. 

Regimiento Valanzart

Por las ordenanzas de Flandes de 13 de abril de 1701, redactadas por el marqués de Bedmar, gobernador general de los Países Bajos, adoptó el pie de regimiento, de acuerdo con la orgánica francesa. 

Participó en la guerra de Sucesión Española al mando de Domenico de Acquaviva y Aragona, duque de Atri y vino a España en 1710 tras la evacuación de los Países Bajos, al mando de Jean François Brouchoven. En 1715 sucedió en Bartolomé Bossely. 

Regimiento Batavia
En 1718 recibió el nombre perpetuo de Regimiento de Dragones Batavia, con el que participó en la guerra de la Cuádruple Alianza. 
En 1731 se trasladó a la Toscana, donde sirvió de guardia personal al infante don Carlos. 
En 1733 intervino en la guerra de Sucesión Polaca. 

dRAGON r aLMASA
Regimiento Almansa (I)
El 8 de octubre de 1734 se levantó en Manresa el Regimiento Dragones de Almansa. 
Al año siguiente se embarcó hacia Argelia para participar en la primera guerra Borbón-Otomana. 
Regresó a España en 1741, para reembarcarse al año siguiente hacia Cuba, donde tomó parte en la guerra del Asiento. 
En 1748 absorbió a los restos del Regimiento Dragones de Itálica. 
Al término de la campaña quedó igualmente tan maltrecho que fue disuelto en 1749, repartiéndose sus supervivientes entre las siguientes unidades: 
Regimiento Dragones de la Reina. 
Regimiento Dragones de Belgica. 
Regimiento Dragones de Lusitania. 

Regimiento Almansa (II)
En virtud de la RO de 20 de septiembre de 1765, el anterior Regimiento Batavia cambió su nombre por el Almansa, siguiendo la moda de sustituir los nombres vinculados a las antiguas posesiones de los Habsburgo por batallas triunfantes de los Borbones. 
Participó en la guerra de la I Coalición, guerra de las Naranjas, guerra de la IV Coalición y guerra de Independencia Española. 
En el año 1808 se denominaba Regimiento de Almansa, n.3.º de Dragones, estando formado por 35 jefes y oficiales, 598 de tropa y 479 caballos. Estaba destinado en la División del Norte al mando del Marqués de La Romana. Tras su fuga de Dinamarca (ver: http://www.fonsado.com/2008/09/expedicin-militar-espaola-dinamarca.html), se incorporó al Ejército de Galicia y posteriormente al de Extremadura.
Entre 1812 y 1814 envió un escuadrón a guarnecer la isla de Malta frente a Napoleón, encuadrándose en el ejército expedicionario británico. 
Fue el único regimiento del Ejército español que sobrevivió a la disolución decretada por Fernando VII el 15 de noviembre de 1823, honor que le fue conferido por haber servido de escolta al monarca en su huida desde Madrid a Cádiz. 

Regimiento Castilla
Por el RD de 1 de mayo de 1824 tomó el nombre de Regimiento de Caballería Castilla, 1º de Ligeros, con el que participó en la primera guerra Carlista. 

Regimiento Almansa (III)
Por el RD de 3 de agosto de 1841, la denominación de Almansa pasó al Regimiento de Caballería Cataluña, 6º de Ligeros. 
En 1844 esta unidad recibió el nombre de Calatrava. 

Regimiento Almansa (IV)
UNIFORME-REGIMIENTO-ALMANSA
Por RD de 18 de mayo de 1844 el antiguo Regimiento Castilla recuperó su anterior denominación de Almansa, con la que participó en la tercera guerra Carlista. 
En 1859 pasó al instituto de cazadores. Posteriormente intervino en diversos pronunciamientos revolucionarios encuadrado en el instituto de lanceros. 
En 1895 aportó un escuadrón expedicionario al Ejército de Ultramar para intervenir en la guerra de Independencia Cubana. 
En 1899 fue destinado a la guarnición de Pamplona, desde la que envió algunos escuadrones a la guerra del Rif. 

Disolución
Por la reforma Azaña de 25 de mayo de 1931 se fusionó con el Regimiento Cazadores de Alfonso XIII para constituir en Vitoria el Regimiento Cazadores de Caballería n.º 6. 
En 1935 esta unidad recibió la denominación de Regimiento Cazadores de Numancia, con la que combatió en la guerra Civil Española. 

Regimiento Almansa (V)
El 18 de abril de 1940 se creó en Aranjuez el Regimiento Mecanizado n.º 5 de la División de Caballería. 
Por el Decreto de 21 de diciembre de 1943 recibió la denominación de Regimiento Dragones de Almansa n.º 5 y el historial del Regimiento Cazadores de Alfonso XIII para su custodia. 
En 1965 se transformó en regimiento acorazado, se integró en la Brigada de Caballería Jarama y se trasladó a León. Mientras el grueso de la unidad se ubicaba en el Acuartelamiento San Marcelo, los carros y vehículos mecanizados se trasladaron al destacamento del Ferral de Bernesga. 
En 1986 adoptó la orgánica de un regimiento ligero acorazado.






Disolución
Por OM 84/1994 de 5 de septiembre, que publica una resolución del Consejo de Ministros del mes anterior conocida como plan NORTE, se integró en las Fuerzas Movilizables de Defensa. En consecuencia, fue trasladado a Valladolid y transformado en un núcleo de control de material, con la plantilla de personal en cuadro y el material deshumectado. 
Fue disuelto oficialmente el 14 de noviembre de 2002 junto al resto de la Brigada de Caballería Jarama. Su historial fue recogido por el Regimiento de Caballería Farnesio. 

Grupo Almansa
El 15 de octubre de 2015 se segregó el 1º Escuadrón al Regimiento de Caballería Farnesio y se trasladó a Cerro Muriano (Córdoba) para constituir el Grupo de Caballería Acorazado Almansa II del Regimiento Acorazado Córdoba n.º 10, subordinado a la Brigada Guzmán el Bueno X.

SANTIAGO Y CIERRA ESPAÑA!

- Escudo del RCLAC ALMANSA n º5
- Video: Himno de Caballeria (Marchas Militares Españolas)
- Regimiento de Dragones Almansa.
- Cuartel de Almansa. Carros M41, M47 y TOAS.




viernes, 16 de junio de 2017

VALLE DE VALDEÓN

Son ya varias las veces que nos hemos acercado a Picos de Europa. Allí se concentran las figuras de protección de la Naturaleza más importantes de España: Parque Nacional, Reserva de la Biosfera y Parque Regional, formando un verdadero tesoro natural y, posiblemente, la más fantástica agrupación de montañas calizas de toda Europa, en donde viven el 90% de las especies de mamíferos terrestres del país y un importante porcentaje de reptiles, anfibios y aves. Asimismo, es el dominio del bosque atlántico mixto con múltiples especies como el haya, roble, serval, arce, abedul, castaño, tilo, fresno, etc. Pero, sobre todo y como tendremos ocasión de comprobar nuevamente, es el reino de los grandes bosques de haya y roble que se extienden por la umbría de la Cordillera.


El Parque Nacional de Picos de Europa se constituye en 1995, si bien su Macizo Occidental es ya declarado Parque Nacional por el rey Alfonso XIII en 1918, con la denominación de Parque de la Montaña de Covadonga. La cadena montañosa de los Picos de Europa se forma y surge en el centro de la propia Cordillera Cantábrica, que es mucho más antigua, diferenciándose y destacando por su constitución caliza que ha facilitado su modelado y actual aspecto como consecuencia de la fuerte erosión y glaciación del Cuaternario.

Aunque todo el paisaje del Parque Nacional resulta impresionante por sus grandes alturas, en su interior destacan tres cadenas montañosas bien diferenciadas con picos que sobrepasan los 2500 metros: al oeste el Macizo Occidental o Cornión, que se enmarca entre los ríos Sella y Cares y es el más extenso; los Urrieles o Macizo Central, entre los ríos Cares y Duje, el más vertical y agreste, y el Macizo Oriental, también llamado Macizo de Ándara, situado entre el Duje y el Deva, de menor extensión y de niveles muchos más suaves que los anteriores.


Popularmente se considera que los Picos de Europa están vinculados únicamente con Cantabria o Asturias. Mientras asturianos y cántabros durante el s. XX vendieron magníficamente el “producto Picos" y lo hicieron suyo, León se sumió en la desidia e indolencia. Ahora resulta difícil defender y divulgar que la provincia de León es la que posee la mayor extensión del Parque Nacional (casi el 40%), con parte del Cornión y los Urrieles, y las alturas más importantes y espectaculares de los tres Macizos: Torre Cerredo (compartida con Asturias), Peña Santa, Torre Llambrión, Tiro Tirso, Torre de Casiano de Prado y Torre Llastria, además de dos de los valles más interesantes: Sajambre y Valdeón.


El sábado 27 de mayo es el día elegido para volver Picos, pero en esta ocasión la ruta será por el Valle de Valdeón, para finalizar en Posada de Valdeón. La ruta se complementará con las visitas al Museo Etnográfico de Riaño por la tarde y, en la misma localidad, a la antigua iglesia de Nuestra Señora del Rosario, pequeño templo que perteneció a la localidad de La Puerta, que quedó bajo las aguas del pantano.

Partimos a primera hora desde León hacia el noroeste de la provincia, haciendo una parada, siempre obligada, en Riaño. El paisaje desde el autocar hacia la montaña siempre resulta interesante. Son patentes los estragos que ha realizado en la vegetación las fuertes y tardías heladas, hasta 10º bajo cero, que durante unos días del mes de mayo castigaron todos los brotes de frutos, hojas y flores. Solo se deja ver una tímida floración en las retamas y, desgraciadamente, el desastre que estas bajas temperaturas produjeron en muchos árboles, sobre todo en los nogales, completamente ennegrecidos. Así todo, no faltó la imagen de los grandes chopos colonizados por el mágico muérdago.

Riaño siempre es un espectáculo. Un tímido sol se abre paso entre las nubes que colonizan el impresionante circo calizo que rodea la población y que se refleja en las tranquilas aguas del pantano. Tras el café de rigor, continuamos ruta hasta entrar en el Parque Nacional por el Puerto de Panderruedas, a 1450m. de altura. Este puerto de montaña, paso natural que divide los valles leoneses de Sajambre y Valdeón, ya era utilizado por los romanos como lugar estratégico en su largo asedio y conquista del norte peninsular.

IMG_0872

Desde el Puerto de Panderruedas iniciaremos la ruta hacia Posada de Valdeón, pero antes nos desviaremos para disfrutar del cercano Mirador de Piedrashitas. Pasadas las 10 de la mañana, desde la pequeña área de aparcamiento del Puerto, cruzamos la pradería, habilitada para el esparcimiento y disfrute del entorno, en dirección norte. 

A escasos metros, un bosque de hayas y grandes robles flanquean el camino hasta alcanzar el Mirador, una balconada de cemento y escaso gusto, a 1500 metros de altura, que se abre de manera espectacular sobre el Valle de Valdeón, entre el Macizo Occidental y el Macizo Central. Desde allí se divisan las más cercanas e importantes elevaciones calizas del Cornión y los Urrieles, todas alturas leonesas. De derecha a izquierda: Torre Diego Mella, Torre Delgado y Torre Peñalba; en el centro, Torre de Salinas, Torre del Friero y Torre Ciega; más cercanas, a la izquierda, ya en el Cornión: Torre Bermeja, los Moledizos y Peña Santa.

El Mirador fue inaugurado por Franco el 22 de mayo de 1967 y, aparte de los dos hormigonados poliedros, tiene una escultura de hierro, el “espigón silbante” que, según cuentan, hace silbar al viento con distintos sonidos según la dirección desde donde sople (http://www.rtve.es/filmoteca/no-do/not-1273/1486310/).


De vuelta al Puerto de Panderruedas hay que tomar la ruta señalada como PR11, una pista destinada exclusivamente a uso agrícola y del Parque Nacional, que deja a la izquierda la carretera y se dirige hacia el valle hoyado por el río Cares.

La PR11 se interna en las laderas boscosas que bajan hacia Vega Lluero, en la zona de Porciles. Es el perfil clásico del bosque atlántico que, en su parte alta, está conformado únicamente por hayas. Como hemos comentado otras veces, adentrarse en un hayedo es penetrar en un mundo de fantasía. Las calizas afloran por todas partes cubiertas de musgo y líquenes formando mágicos rincones, bodegones de color, junto con los troncos retorcidos de las hayas. La belleza de los hayedos hace todavía más significativo el llamado “baño de bosque” (Shinrin-joku), confirmando que pasear por este hayedo activa las partes del cerebro relacionadas con la empatía, el placer y la emoción.

A medida que descendemos las hayas van siendo acompañadas por otras especies como abedules, acebos y robles, pero también por el sotobosque repleto de escaramujos y pequeños brotes de fresno, avellano o aliso. En cada revuelta los torrentes atraviesan la pista y se alejan rápidos hacia el fondo del valle, haciéndose hueco entre rocas y troncos.

En una de estas revueltas atravesamos el emblemático río Cares, que traza la geografía del Valle de Valdeón. Nace en las cercanías del Puerto de Panderruedas, a 1600 m. de altitud, en las estribaciones del Pico Gildar. Por el lugar en que lo cruzamos mantiene un perfil todavía de arroyo, aunque ya apunta maneras.

Tras un pequeño tramo de carretera, por la zona conocida como El Curriello, y siguiendo el cauce por la derecha del Cares, aparece a lo lejos la localidad de Capdevilla de Valdeón. Fuimos testigos, a escasos metros, del cruce de una parte a otra de la carretera de una solitaria hembra adulta de corzo que nos impresionó por su potencia, velocidad y enormes saltos.

IMG_0978

Capdevilla, primer pueblo del Valle, se encuentra atrapado en el pequeño espacio entre la montaña y el río. Capdevilla de Valdeón ha sabido mantener su encanto popular, conservando alguna de sus casas tradicionales con su sencillo corredor de madera y sus grandes portones, los típicos y enormes cobertizos, llamados en la zona portaladas, pero , sobre todo, por el cuidado y conservación de sus hórreos.

Uno de los elementos más singulares de la arquitectura del Valle de Valdeón son sus hórreos. Su estructura ofrece una gran variabilidad en formas y componentes, detalles o motivos decorativos, que demuestran la enorme implantación que debieron tener en la zona. Construcciones con formas parecidas ya debían existir en tiempo de los romanos, que los denominaban “graneros suspendidos sobre el suelo”, ya que en ellos se guardaba la cosecha, el grano o los despieces de la matanza, preservándolos así de la humedad y los roedores. El hórreo es considerado por la mayoría de la gente como una construcción arquitectónica de origen asturiano o gallego. Pero históricamente el hórreo es tan leonés como el que más y se debe conservar y potenciar.

DSC01830

No hay dos hórreos iguales, cada uno es único y responda a las necesidades y posibilidades de la familia que lo manda construir y del estilo de los artesanos que los levantan. Los hórreos han formado parte del paisaje de la Montaña de Riaño desde hace cientos de años. Según el Catastro del Marqués de la Ensenada de finales del siglo XVIII, los ejemplares en la comarca de Riaño superaban los mil ejemplares. Actualmente su número ronda los 140 y en esta localidad en concreto se conservan trece.

Dejamos Capdevilla tras cruzar el Cares, para continuar en dirección a Soto, donde encontraremos hórreos todavía más antiguos. Antes pasaremos por un antiguo molino de piedra y la bella iglesia de San Pedro Advíncula (encadenado) que comparte Capdevilla y Soto. También disfrutaremos de una curiosa representación de algunos de los árboles tradicionales del Valle, como el fresno, asociado a la actividad ganadera y que era plantado en las cercas de los prados como divisoria y para que sus hojas alimentaran el ganado. Con sus ramas más gruesas se realizaban colleras, mangos de apero y algunas partes de los carros.

IMG_1033

También el tilo era primordial en la zona. Árbol imponente de hasta 30 metros de altura, que puede llegar a vivir 1000 años. Aparte de su apreciada flor para infusiones, su madera blanda, ligera y fácil de trabajar era muy utilizada para los necesarios aperos de labranza.

Soto de Valdeón, como hemos dicho, posee los hórreos más antiguos y más numerosos (17) construidos a dos aguas, planta rectangular, cubierta de teja y con los tablones colocados en sentido horizontal. Antiguamente las techumbres eran de paja de centeno, como se aprecia en algunas fotografías de hórreos de mediados del siglo XX (http://reinolvidado.blogspot.com.es/2006/11/el-horreo.html).

IMG_1042El camino continua hasta Posada de Valdeón, que es el municipio del Valle y donde reside también la Junta Vecinal del Real Concejo de Valdeón. Fue también capital del Concejo Medieval de Valdeón, formado por las poblaciones de Los Llanos, Prada, Cordiñanes, Soto y Caldevilla. Se encuentra en el corazón del Valle y es una población que mantiene asimismo muchas de su arquitectura tradicional: diez hórreos y casas balconadas.

En Posada finaliza nuestra ruta, que ha transcurrido con un tiempo excelente para caminar. Han sido 11 kilómetros intensos disfrutando del paisaje que, en Picos de Europa, nunca deja de asombrar con su exuberante vegetación y las grandes calizas dominándolo todo. Si la Naturaleza se muestra aquí pródiga, no menos interesante es la mano del hombre actuando sabiamente con la vegetación y los recursos pero, sobreIMG_1058 todo, con sus tradiciones y cultura popular que trata de perpetuar en la memoria colectiva, creando y cuidando una arquitectura curiosa y exclusiva, recreando, como luego veremos en el Museo de Riaño, costumbres, artesanía, oficios, modo de vida, etc. Antes del regreso, en Casa Abascal de Posada, disfrutamos de una muy recomendable comida.

De vuelta a León, parada programada nuevamente en Riaño para visitar el Museo Etnográfico y la iglesia de Nuestra Señora del Rosario. Desde el año 2004 el Museo Etnográfico de Riaño, patrocinado por el Ayuntamiento, viene desarrollando un destacado trabajo de recopilación y estudio de piezas arqueológicas, históricas y etnológicas de la Montaña Oriental. El Museo se sitúa en un edifico anejo a la iglesia parroquial y cuenta con piezas que van desde la Prehistoria hasta la actualidad cultural más reciente.

IMG_1095

Es de señalar la composición de escenas con figuras que recrean oficios y tradiciones: representaciones de la vida del pueblo vadiniense, trabajos artesanos o relacionados con el campo y la ganadería, pero también la educación, las costumbres religiosas y la vida cotidiana. Destaca la representación de la “Casa de Tía Genoveva”, una de las típicas “casas de humo”, viviendas tradicionales, llamada así porque la falta de salida de humos ennegrecía de hollín paredes y techos.

13406980_1379424078751168_3954606698763854082_n

Impresionante resulta la Capilla del Monumento de Semana Santa, prácticamente desaparecidos en la provincia. Suele estar formada por lienzos escalonados y pintados que tratan de imitar una arquitectura lujosa. Se colocaba ante el altar los días de Jueves, Viernes y Sábado Santo, teniendo como centro el sagrario. En este Museo de Riaño, con representaciones arquitectónicas, se incorpora en el frontal la Última Cena, custodiada por las figuras de dos soldados romanos.

DSC01851
La iglesia de Nuestra Señora del Rosario se encuentra en Riaño desde 1987. Era la iglesia parroquial de la localidad de La Puerta, pueblo anegado por la construcción del embalse, siendo desmontada y trasladada a esta nueva ubicación. Es una construcción románica, entre los siglos XIII-XIV, y su gran interés reside en sus pinturas góticas que cubren todo el ábside de la cabecera, muy originales y en un estado excelente de conservación. Resultó interesante conocer el descubrimiento de estas pinturas y el método empleado para su traslado al nuevo emplazamiento.

Ha sido un largo día, pero siempre merece la pena volver a Picos de Europa. Como final, reivindicar nuevamente la zona leonesa de Picos. Como ya hemos señalado casi el 40% del territorio del Parque Nacional pertenece a León, mientras es Asturias y Cantabria quienes publicitan y monopolizan la “posesión” exclusiva de Picos de Europa.


jueves, 8 de junio de 2017

NATALICIO DEL ÁGUILA 2017


Muerte de Nerón y entrada de la LEGIO VII en Roma a las órdenes de Galba.
Fragmento de QUO VADIS (Warner Bros)
Resulta una circunstancia inusual conocer la fecha oficial de la fundación de una legión romana: la LEGIO VII GEMINA. Las inscripciones que lo certifican están labradas en dos estelas de mármol fechadas en los años 163 y 184 dC., procedentes de la localidad de Villalís de la Valduerna, población que se encuentra a 48 km. al suroeste de la capital leonesa. Las lápidas se encontraban incrustadas en los muros de su iglesia parroquial, y en su texto conmemoran el “Natalicio del Águila”, el "ob natalem aquilae", la entrega de las enseñas militares a la Legio VII (http://www.fonsado.com/la-entrega-de-las-águilas.html).

Este hecho sucedió en la ciudad de Clunia (Burgos) el IIII idus iunias, el 10 de junio del 68 dC., hace ahora 1949 años, en el cuartel general del, por aquel entonces, gobernador de la Hispania Tarraconensis: Servio Sulpicio Galba.

No se encuentran antecedentes de la creación o fundación de la legión en los textos históricos, pero si en estos dos textos epigráficos que ya fueron mencionados en el siglo XVIII por el historiógrafo italiano Ludovico Antonio Muratori que, parece ser, las recogió de un antiguo documento anónimo.

Estas estelas, que se consideraron perdidas, fueron de nuevo descubiertas por D. Manuel Gómez-Moreno a principios del s. XX en la iglesia de Villalís. El hallazgo fue publicado por el propio historiador en el Boletín de la Real Academia de la Historia en el año 1909. Gómez-Moreno describe brevemente su visita a la localidad leonesa en donde, incrustadas en las esquinas de su iglesia parroquial y a unos tres metros sobre el suelo, se encontraban seis estelas de mármol blanco.

Dos de aquellas conmemoran el “natalicio del águila” de la Legión VII Gemina y Felix, es decir, el día en que fue creado este cuerpo militar por Galba: el 10 de junio del año 68 dC.

Sobre la estela fechada en el año 163, Gómez-Moreno comenta lo siguiente: “Existe en el ángulo NO de la iglesia, tendida y llena de líquenes y musgo, que se albergan en la huella de las letras. Es un pedestal con sencillas molduras, de 1,16 metros de alto, 0,42 de ancho y 0,22 de grueso; miden sus letras 35 milímetros, disminuyendo en las dos últimas líneas, y son de tipo bastante clásico”.

1b

10 b
10

  















Transcripción:

“A Júpiter Óptimo Máximo. Por la salud de Marco Aurelio Antonino y de Lucio Aurelio Vero, Augustos, en el aniversario del natalicio del águila (enseña militar), (lo erigió) el destacamento de la legión VII Gémina Feliz, bajo el mando de Licinio Paterno, centurión de la misma legión, y de Hermes, procurador (de las minas), liberto imperial (de los Augustos), y de Lucrecio Paterno, decurión de la cohorte I de los celtíberos, y de Fabio Marciano, beneficiario del procurador imperial, y de Julio Juliano, portaenseña de la misma legión. En el día 4 antes de los idus de junio (día 10 de junio), siendo cónsules Leliano y Pastor”.

En cuanto a la estela fechada en el 184 dC., el historiador señala lo siguiente en su artículo: “En el ángulo NE de la sacristía. Remata en un frontispicio, con rudas molduras y algo como estrías en ellas. Alto, 1,06 metros; ancho, 0,50; alto, 0,20. Inscripción borrosa y desgarbada, cuyas letras decrecen de 4 a 3 centímetros. Grabados al margen, quizá dos cintos con phalerae y un varal entre ellos.”

2b


2020 B

Transcripción:

“A Júpiter Óptimo Máximo. Por la salud de Marco Aurelio Cómodo Antonino Augusto, en el aniversario del natalicio del águila el destacamento de la legión VII Gemina Feliz bajo el mando de Aurelio Eutyches, liberto imperial procurador (de las minas), y de Valerio Semproniano, decurión del ala II Flavia. 4 días antes de los idus de junio (10 de junio) siendo cónsules Marulio y Eliano (año 184)”.

En ambas epigrafías, que se fechan el 10 de junio, se conmemora el aniversario del nacimiento (entrega) de la enseña militar (el águila) de la Legio VII Gemina por parte de dos unidades de la legión: la I Cohorte de los celtíberos y el Ala II Flavia.

La Legio VII, en aquel momento con el sobrenombre de Galbiana, formada íntegramente con legionarios hispanos, se levanta en armas contra Nerón marchando a las órdenes de Galba hacia Roma en el año 68, consiguiendo imponer, aunque efímeramente, a su general como emperador del Imperio.




Junto con la VII Claudia participó con victoria en la batalla de Bedriacum en el 69, y desempeñó un importante papel en la toma de las murallas de Cremona donde se dice que realizó un importante ataque en cuña para forzar la entrada.

La creación de la Legio VII, no debe confundirse con la fundación de la ciudad de León. El asentamiento debe su origen a otra fuerza militar, la Legio VI Victrix, que con posterioridad a las campañas contra los territorios norteños, será la fuerza militar romana que primero se instalará en el solar leonés.

Según el historiador Tácito, la Legio VII ayudó posteriormente a entronizar a Vespasiano como emperador. En ese tiempo tuvo numerosas bajas, dando lugar a que el propio Vespasiano la combinara con otra, concretamente con la Legio XVIII, creando así la Legio VII Gemina.

En el 74 Vespasiano la traslada a Hispania, instalándose definitivamente en el antiguo campamento de la Victrix, en el interfluvio de los ríos Torío y Bernesga. Ahí se encontraba todavía en torno al 230 dC. durante el reinado de Severo Alejandro. Después del s III no existe constancia de su estancia en el solar leonés. Será con posterioridad cuando la población, que residía a extramuros del campamento, ocupe el espacio interior de la muralla y surja lentamente la ciudad que hoy conocemos.