domingo, 14 de junio de 2009

Obama y su DisneyIslam


"El Islam tiene una orgullosa tradición de tolerancia, algo que vemos en la historia de Andalucía y Córdoba durante la Inquisición."


Con esta frase se despachó el presidente de EE.UU. el pasado día 4 de junio, durante la tan esperada y multitudinaria conferencia que realizó en la Universidad de El Cairo, respecto a los admirables e envidiables antecedentes de tolerancia religiosa islámica durante el tiempo que duró su dominio militar en la Península.


No se pueden decir más disparates en tan pocas palabras. Andalucía no existe como región hasta el s. XIX, tras la división administrativa realizada en 1833 por el Secretario de Fomento Javier de Burgos, que trasforma los tradicionales cuatro reinos del sur, Jaén, Córdoba, Granada y Sevilla, en las ocho provincias que hoy conocemos.


Si la intención del presidente norteamericano era referirse al-Ándalus, tampoco estuvo muy acertado, ya que esta denominación se refiere únicamente a los territorios bajo poder musulmán en la Península y la Septimania, límites siempre cambiantes a lo largo de la permanencia árabe en suelo hispano y galo, desde la invasión en el 711, hasta su definitiva derrota en 1492, y no se trata de un territorio definido geográficamente.


Al citar la ciudad de Córdoba, Obama posiblemente pretendió señalar el periodo de tiempo conocido como Califato de Córdoba (del 929 al 1031). Pero aunar el Califato de Córdoba con la Inquisición resulta una esquizofrenia histórica. Mientras el Califato cordobés, como hemos mencionado, desaparece en el 1031, la Inquisición se establece en España (en Castilla) en 1478, a petición de los Reyes Católicos y mediante la bula del Papa Sixto IV, Exigit sincerae devotionis. Un margen de error del señor presidente de casi 500 años, el doble de tiempo que tiene la historia de su nación.


Pero sin ninguna duda, lo que más llama la atención de las afirmaciones, es la referencia a “la orgullosa tolerancia religiosa” de los musulmanes establecidos en territorio hispano durante la época del Califato cordobés. Esta tolerancia no es más que un reiterado mito que ensalza artificialmente unos valores sociales inexistentes en el Califato, periodo considerado de máximo esplendor en cuanto a cohesión del territorio, arte y poder militar, que duró 100 años, y que su propio racismo, creencias y sectarismo interno, fragmentó en 1031 en varios reinos independientes.


Los judíos y cristianos bajo dominio musulmán fueron, desde un principio, perseguidos y considerados como vencidos. Estuvieron férreamente sometidos, condenados a una opresiva tributación especial, con derechos de segunda y adscritos a una legislación específica y humillante.


Los musulmanes solo fueron permisivos con hebreos y cristianos cuando formaban ínfimas comunidades, pero, así todo, les imponían restricciones degradantes: no podían ni predicar su religión ni tocar las campanas, sus casas no podían sobrepasar en altura a las musulmanas, tenían prohibido hablar del Islam bajo pena de muerte, etc. La persecución religiosa fue tan brutal, que hoy no queda en pie ni una sola de las iglesias, templos o sinagogas existentes antes de la invasión.


La intolerancia religiosa musulmana de aquellos años “dorados”, tiene su ejemplo en la huida masiva y constante de cristianos hacia el norte peninsular, los llamados mozárabes. Ibn Gabirol y Maimónides, dos judíos universales de la época, también son ejemplo de las persecuciones e intolerancia musulmana, siendo obligados a huir hacia Egipto. Tampoco se fiaron de los conversos, exigiéndoles a llevar un parche de tela amarilla en sus ropas, el famoso distintivo de los judíos en la Alemania nazi, pero que, como vemos, es de origen musulmán.


Como ejemplos de esta "ignorada e inexistente" persecución se pueden citar una serie de sucesos. En el año 796 los musulmanes de Córdoba realizan una terrible represión a raíz de la sublevación de los cristianos y judíos ante los abusos sociales árabes. Fueron condenados al exilio más de 20.000 personas. También en el año 817, un levantamiento de conversos en la misma ciudad, provoca la expulsión de todos los sublevados y sus familias.


Abderaman II en el 815 promulga en Córdoba un edicto que castiga con la muerte a los blasfemadores contra el Islam y encarcela a todos los jefes de la comunidad cristiana de la ciudad.


Al año siguiente, tiene lugar la depuración en la administración islámica de todos los elementos cristianos, así como la destrucción de todas las iglesias construidas después de la conquista árabe.

Pero en el año 900 se toma definitivamente la medida radical: la prohibición definitiva para los cristianos de construir nuevas iglesias.


En el año 976, después de la invasión almorávide, Almanzor organiza en Granada un verdadero saqueo de la biblioteca real de Al-Hakam II, esencialmente compuesta por obras acumuladas por los visigodos, que son quemadas en un gigantesco “auto de fe”. Este suceso demuestra la falsedad de los mitos islámicos, destruyendo así la creencia de la tolerancia del califato cordobés y de la riqueza de su increíble biblioteca de 600.000 volúmenes, que en realidad era herencia de la catolicidad visigoda.


Del mismo modo, Almanzor continuó con su particular cruzada contra los reinos cristianos del norte: en el año 981 es saqueada Zamora. En 985 lo es Barcelona y en 997 destruye León y la ciudad de Santiago de Compostela.


En el año 1010 se realizan las masacres de cientos de judíos en los alrededores de Córdoba, que se prolongarán durante tres años; y el año 1066 está marcado por el asesinato de miles de judíos en Granada.


En 1102 la población cristiana de Valencia debe huir hacia las regiones del norte, recientemente reconquistadas, para escapar de las persecuciones, y en el año 1125 los cristianos de Granada aprovechan la retirada de las tropas de Alfonso de Aragón, de vuelta a sus cuarteles después de una campaña, para buscar refugio en el norte cristiano.


En 1146 se produce otro éxodo masivo, el de los cristianos de Sevilla, que huyen de la invasión de los almohades, beréberes islamizados fanáticos, que fuerzan la expulsión o la conversión de los no musulmanes.


En 1184 nuevamente los almohades, que dominaron la España musulmana en las últimas décadas del siglo XII y la primera mitad del siglo XIII, imponen señales distintivas a los cristianos y a los judíos en sus dominios. En 1270 tiene lugar la segregación generalizada de los judíos en Andalucía, … y así podíamos seguir hasta la definitiva derrota en 1492.


No hay duda que las afirmaciones realizadas por Obama, reflejan la patente ignorancia que maneja el presidente de EE.UU o sus asesores, o los dos. Si su discurso, sus planes para Oriente Medio, se apoyan en errores de este calibre hablando de un tiempo, de un país, una situación y tolerancia que nunca existió, nada bueno puede suceder con esta base en el futuro. En resumen, Obama nos ha mostrado en su trascendental alocución su DisneyIslam.



Barack Obama en la Universidad de El Cairo el pasado día 4 de junio.
Rezos en los tejados de El Cairo. Jean León Gerôme.
El muecin. Jean León Gerôme.
Mapa de los territorios pretendidos por la Yihab.
Ejército musulmán. Miniatura Manuscrito de la Biblioteca Nacional de París.
Las Navas de Tolosa. Van Halen, Palacio del Senado. Madrid.


13 comentarios:

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Vaya metedura de pata y hasta el fondo.

LA que hacía llamarse católica fue "ma mala que el jambre" esa si que fue una tolerancia "por lo ..."


Pd. Perdona que me haya sulfurado un poco pero es que esa mujer me puede.

marta dijo...

En este sentido es muy recomendable la lectura del libro Conquistadores, emires y califas: los Omeyas y la formación de Al Andalus. Ed. Crítica, 2006. se trata de una obra documentada, objetiva y muy reflexionada. Da gusto aprender con textos así.

Efectivamente las cosas no eran tan idílicas como el señor Obama cita, demostrando un pésimo conocimiento histórico por parte de su cohorte de sus asesores. A mí lo que me preocupa es que si en algo que hubiese requerido la lectura de unos textos al alcance de cualquiera refleja tales barbaridades, ¿qué sucederá con asuntos delicados de verdad...?

Sabor Añejo dijo...

Pues eso pasa cuando uno se quiere pasar de listo, aunque el señor Obama goza de todo mis respecto y hasta el momento admiración, que luego ya se verá.
Pero mira, me alegro de su metedura de pata, porque ha provocado esta entrada tuya tan maravillosa y llena de datos tan necesarios para seguir aprendiendo.

Besos

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Fonsado, me gustaría entrevistarte en el próximo radioblog del 27 de junio entre als 13 y 18 horas a través de un fijo, a la hora que te venga mejor.

Será un momentito y así nos bañamos en la playa que será una fiesta playera.

Espero tu respuesta

info@luzdegasradioblog.es

América dijo...

Querido Fonsado de tu entrada no puedo decir otra cosa que no sea que esta genial,muy pero que muy buena,la información que nos brindas es un viaje por el tiempo,acompañada por imagenes estupendas,no conocía a Jean León Gerôme y son preciosas las pinturas.
La del Ejército musulmán. Miniatura Manuscrito de la Biblioteca Nacional de París.
Las Navas de Tolosa. Van Halen, Palacio del Senado. Madrid,
es de antología.

Realmente el desliz de Obama,(seguramente otros le indicaran el error cometido) debe servir de experiencia,hay que ser cuidadoso en estos temas que son muy susceptibles.

Espero poderte oír en el programa de Luz de gas,seria extraordinario ponerle voz a uno de mis blogueros preferidos no solo por la alta calidad de sus textos,si no por que ambos nos seguimos desde hace tiempo!!!!!!!.....Un abrazo enorme!!!!!!!!!!

COSINASDELEON dijo...

Una pena que el Sr. Obama no se pase por este blog, quizás aprendería algo de historia.

María dijo...

Quizás el desliz fue premeditado y eligieron Al Andalus y a Córdoba porque saben que existe una mitología de grandeza. La jugada era levantar el orgullo de todos los arabés, mañana nadie se acordará del error y el discurso quedará marcado con la palabra "tolerancia", Córdoba y el pueblo palestino.
La historia y la realidad es diferente.
Enhonabuena!!

fonsado dijo...

Marta. Tomo nota del texto que recomiendas. Yo te cito un clásico que no debe faltar, "España musulmana" de Rachel Arié de Ed. Labor.
Como bien dices en tu comentario, el resto del mensaje, del discurso del presidente, ¿qué fundamentos e intenciones tiene? ¿las mismas? Un gran problema para los que ponemos sobre la mesa las mentiras y errores expuestos. Abrazos.

S Añejo: "Alguien" le indicó que los musulmanes tienen y consideran como época dorada y de esplendor el Califato cordobés. Ni él ni su entorno, se molestaron en revisar y verificar la afirmación.
Los islamitas, con esa frase, encantados. Un beso.

fonsado dijo...

América: Ya he contactado con Juan, y espero que cualquiera de estos días esté unos minutos contando "no se qué".
Gracias por todo lo que dices ... me obliga a buscar algún minuto más dentro de este "asunto", al que llego tarde la mayoría de las veces.
Directamente ... un beso.

Cosinas L. Yo creo que por este y por otros. Gracias por el comentario. Tardo en llegar al tuyo y a veces tengo que leerme tres o cuatro entradas (siempre "nuestras" e interesantes), de las que siempre tomo nota.

fonsado dijo...

María: Por supuesto que la historia y la realidad es diferente. Fíjate en el asunto.
En el 2007, el príncipe Saud Al Faisal Bin Abdulaziz Al-Saud, ministro de Asuntos Exteriores de Arabia Saudí, no tuvo ningún pudor en reclamar durante el discurso que pronunció en la apertura de la Conferencia Hispano-Árabe, la «tolerancia, la moderación y la apertura» de la época de al-Ándalus".
Cuando se le preguntó, en rueda de prensa, si eso significaba que su Gobierno iba a tomar medidas para dejar de prohibir la práctica de la religión cristiana en su país o permitir la votación de las mujeres o que se las permita conducir, el "elemento" ironizó: «No sé si en al-Ándalus conducían las mujeres, pero esa es una cuestión social, no política».
¿Qué te parece?

América dijo...

Espero se de la entrevista,particularmente seria muy bueno (y ya es hora),ponerle voz al autor de tan magnífico blog...

Nunca llegas tarde!....Siempre que llegues eso sí....Un abrazo de ida y vuelta directamente.....

Bellatrix dijo...

Esto significa que hasta el presidente Obama ha llegado la discreta, paciente y tenaz propaganda islámica, cada vez más presente en España, en medios de comunicación, editoriales y otras fuentes de divulgación sobre ese periodo de la historia, como las guías y los DVDs para turistas. No es casualidad que mencionara Córdoba en su discurso.
Esa visión idealizada y empalagosa de Al Andalus es la que misma que os venden en la torre de la Calahorra de Córdoba, hasta el punto de que uno no se explica cómo pudo terminar semejante paraíso de tolerancia y respeto, si no es por la ignorancia y el fanatismo de aquellos sucios cristianos que venían de Castilla. Una maqueta infantiloide os muestra qué felices vivían pared con pared cristianos, musulmanes y judíos, el fraile predicando en la iglesia, el moro llamando a la oración desde el minarete y el judío reunido con los suyos en la sinagoga... Mientras, la voz que suena en los auriculares que os entregan al hacer la visita, traduce el entusiamo de Roger Garaudy por el islam y por esa infinitud del espacio creado por las columnas de la mezquita, frente a la angustia que producen las catedrales cristianas...

Anónimo dijo...

Se me olvidó decírtelo en la entrada anterior: Enhorabuena por tu blog, es magnífico. Sigue así.