domingo, 14 de agosto de 2016

La “Virgen de Agosto”

Diana cazadora Gaston_Casimir_Saint-Pierre

Estamos ante un mes lleno de cambios. Es el momento en que la mayoría de las cosechas llegan a término y la tierra ofrece y regala sus frutos. Agosto es el mes en el que comienza a notarse el cambio de ciclo: la luz nos abandona cada vez más temprano, haciendo los días más cortos.

Agosto es el mes en el que el mundo católico, pero también el ortodoxo, celebra la “Assumptio Mariae Virginis (Asunción de la Virgen María): es la fiesta de La Asunción, o como se conoce popularmente, la “Virgen de Agosto”.
Diana cazadora _guillaume_seignac_thumb

Todo esto no es casual. El 13 de agosto el mundo pagano celebraba una gran festividad que era consagrada a la Virgen Diana, diosa, entre otras cosas, de la fertilidad y la naturaleza. Tocada con una diadema en forma de media luna creciente, era la guardiana de las montañas y reina de los bosques, teniendo sus santuarios cerca de manantiales, montañas y ríos (http://www.fonsado.com/2014/05/museo-de-leon-ara-de-diana_31.html y http://www.fonsado.com/2011/02/leon-y-las-ninfas.html).

Su figura y culto fueron muy importante en la Península pero también en todo el mundo romano, ya que la ferviente adoración por Diana llega a mencionarse hasta en la Biblia, que recuerda el “motín de Éfeso”, la revuelta que se produce en la ciudad debido a las predicaciones de San Pablo en contra de los dioses locales (Hechos de los Apóstoles, 19,23): “… sino también de que sea tenido en nada el templo de la gran Diana y de que sea despojada de la majestad aquella a quien venera toda Asia y el orbe entero. Al oír esto se llenaron de ira, y se pusieron a gritar: “¡Grande es la Diana de los efesios!”. Curioso resulta que fue en el Concilio de Éfeso, en el 431, donde se oficializó el culto a María.

El culto a Diana era una de las grandes festividades del mundo romano que el cristianismo no lograba derrotar. La Iglesia, con un leve cambio de fecha, pasado del 13 al 15 de agosto, convirtió la tradicional fiesta de la Virgen Diana en la festividad de la Asunción de la Virgen María, la ascensión al cielo de la madre virgen de Cristo, que, de esta manera, absorbe el resultado de una serie de cultos matriarcales ancestrales que se pierden en el tiempo.

Asuncion de Murillo

- Diana cazadora. Gastón Casimir.
- Diana cazadora. Guillaume Seignac.
- Asunción de la Virgen. Murillo.