domingo, 18 de diciembre de 2016

El origen del villancico


Coro navideño en el Virreinato de Perú, autor anónimo.

A lo largo del siglo XVI la Iglesia empieza a utilizar durante los actos litúrgicos obras en castellano para acercar al pueblo las celebraciones religiosas. De esta forma, los villancicos cambiarán paulatinamente sus temas tradicionales a formas y temas que interesan a la Iglesia.

Hoy se asocia el villancico con los cánticos navideños, pero esto no fue así en un principio. La denominación de villancico procede del término “villano”, habitante de la villa, por lo que este tipo de cánticos eran propios de la gente del pueblo, que narraban la vida cotidiana y los sucesos de la aldea o villa y en donde no faltaban las sátiras, las intrigas amorosas o las gestas de armas; todo ello ajeno por completo a la religión y a las celebraciones navideñas.

Estos temas profanos van desapareciendo lentamente de las costumbres del pueblo, como consecuencia de la poderosa influencia de la comunidad eclesiástica conservadora que destierra por completo cualquier tradición ajena a la religiosidad, hasta hacerla prácticamente desaparecer a lo largo del siglo XIX.

El apogeo de las celebraciones navideñas a lo largo del siglo XX, permite la recuperación de las coplas y letrillas religiosas que adoptan el apelativo de villancico, pero únicamente como tonadillas propias de la Navidad. Realizadas con instrumentos simples y populares e interpretados la mayoría de las veces por voces infantiles, cuentan con letras poco elaboradas y una sencilla estructura armónica y melódica.

En la actualidad, el villancico tradicional permanece anclado en el siglo XX mientras está tomando enorme auge el villancico flamenco, sobre todo la “zambomba” de Jerez, nombre por el que se conoce la fiesta distintiva de la Navidad jerezana, que tiene su origen en las reuniones que se organizaban al caer la noche en las casas de vecinos durante estas fechas.

Video: Triana Pura - Villancicos por tangos de Esperanza la del Maera.
-Senador Música-