jueves, 18 de mayo de 2017

LEÓN: el paraíso natural




España se ha convertido en el país con más Reservas de la Biosfera del mundo por delante de Estados Unidos, una vez realizada la última actualización de la UNESCO (Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura), Organismo responsable de este sistema de espacios naturales protegidos. Con un total de 48 espacios protegidos la superficie de la Red Española de Reservas de la Biosfera (RERB) supone casi el 11% de la superficie total de España, en la que residen cerca de dos millones de habitantes.

logoMAB

Las denominadas Reservas de la Biosfera son territorios designados por la UNESCO en el contexto del Programa MAB (Hombre y Biosfera), que tiene como objetivo tratar de armonizar la conservación del medio y sus recursos naturales con el bienestar de la población que lo ocupa. Estas áreas protegidas deben cumplir las funciones de conservación, desarrollo, ayuda y apoyo logístico, como son: conservación del ecosistema, paisajes y especies; el fomento de un desarrollo económico y humano sostenible teniendo en cuenta el hábito sociocultural y ecológico. Asimismo, deberá facilitarse apoyo a proyectos de educación e investigación sobre conservación y desarrollo sostenible.

RERB

Con un total de 48 espacios protegidos, España, como hemos señalado, es actualmente líder mundial en Reservas de la Biosfera. De todas estas, 7 de ellas corresponden a la provincia de León, haciendo de los 15.000 kilómetros cuadrados de la provincia leonesa el espacio con mayor concentración de Reservas de la Biosfera de España y del mundo: PICOS DE EUROPA, VALLE DE LACIANA, BABIA, VALLES DE OMAÑA Y LUNA, ALTO BERNESGA, LOS ARGÜELLOS Y ANCARES LEONESES.

1446749912

PICOS DE EUROPA. Es Reserva de la Biosfera desde 2003. En Picos de Europa se concentran las figuras de protección más importantes de España: Parque Nacional, Reserva de la Biosfera y Parque Regional. Forman un verdadero tesoro natural y, posiblemente, la más fantástica agrupación de montañas calizas de toda Europa.

Casi el 40% del Parque Nacional y de la Reserva de la Biosfera pertenecen a la provincia de León, formada por dos valles principales Valdeón y Sajambre. En Picos viven el 90% de las especies de los mamíferos terrestres del país y un importante porcentaje de anfibios, reptiles y aves.

Es el dominio del bosque cantábrico mixto con múltiples especies, como el serval, arce, abedul, castaño, tilo, fresno, etc. Pero sobre todo destacan los extensos bosques de roble y haya que se extienden en la umbría de la Cordillera, al pie de los macizos.


page_1

VALLE DE LACIANA. También seleccionada como Reserva de la Biosfera desde el año 2003. Este Valle leonés se encuentra rodeado por un circo de cumbres que rondan los 2000 m. de altitud, en donde predominan los pastizales de alta montaña y numerosas especies arbóreas, entre las que sobresalen el manzano, fresno, roble y haya. Es una zona de vital importancia para la conservación del urogallo, la liebre piornal y, sobre todo, el oso pardo.

Esta Reserva de la Biosfera resulta única por su modelo tradicional en la gestión de los pastos y en el uso y conservación de razas locales de ganado bovino y vacuno. Asimismo, destacar su particular arquitectura, influenciada por la actividad ganadera y la existencia de edificaciones ancestrales para almacenar grano: el hórreo. Esta construcción, que tan conocida es en Galicia y Asturias, pasa completamente desapercibida en la montaña leonesa.

lacinana

BABIA. Esta comarca es declarada Reserva de la Biosfera por la Unesco en el año 2004 por su importante flora y fauna. De tradición pastoril, su señal de identidad es la trashumancia. En sus puertos de montaña durante el verano se pueden ver vacas, caballos de raza hispano-bretona, cabras pirenaicas, ovejas merinas y las, casi desaparecidas, ovejas casinas. Por las alturas se deja ver el oso pardo y en sus ríos reside una rica variedad de especies que convierte a esta zona en un auténtico paraíso para los pescadores.

La flora de Babia es muy semejante a la que existe en las otras Reservas leonesas. Destacan dos especies exclusivas de las praderías de este territorio: la centaurea babiana y la rompepiedras babiana.

thumbnail_babia

VALLES DE OMAÑA Y LUNA. Declarada en 2005, es la Reserva de la Biosfera más extensa de León. Forma frontera entre la zona atlántica y la zona mediterránea, lo que supone una gran riqueza cultural y natural al encontrarse en medio de estas dos zonas climáticas.

Su paisaje es el resultado de un sistema agropecuario formado en la Edad Media que se mantuvo hasta mediados del s. XX. Este sistema suponía que cada población contaba con tierras propias de cultivo, además de abundantes pastizales para el ganado y grandes masas forestales para el autoabastecimiento de madera. Estos bosques son los elementos principales que definen y hacen singular esta Reserva, con importantes bosques caducifolios de abedulares y robles melojos, únicos en España. Una auténtica joya del cuaternario es el Sabinar de Mirantes, formado por ejemplares que han enraizado sin problemas en las laderas calizas.

La fauna es, asimismo, importante. En estos valles se encuentra fácilmente la liebre de piornal, la perdiz pardilla o el curioso desmán de los Pirineos. Pero también marca la frontera septentrional de algunas especies en peligro de extinción, como el urogallo y el oso pardo.

1446749825

ALTO BERNESGA.  Esta Reservada de la Biosfera es una de las regiones de Europa más interesantes desde el punto de vista geológico, geomorfológico y botánico. Declarada en el 2005, esta Reserva es tierra de transición entre el clima atlántico y mediterráneo, entre el bosque mediterráneo y el caducifolio. Es el río Bernesga y sus importantes afluentes, quienes se disponen por los valles y abonan con sus aguas las grandes extensiones de robles, encinas, abedules y hayas, donde no faltan tampoco las sabinas.

Esta abundante cubierta vegetal proporciona seguridad a especies como el urogallo, el oso y el lobo, y en sus aguas no es difícil encontrar al desmán de los Pirineos y nutrias, que en sus recorridos llegan a veces muy cerca de la capital. En este territorio es importante también la ganadería y el pastoreo de altuira, dando lugar a la existencia de brañas con sus típicas cabañas.

thumbnail_logo_alto_bernesga (1)

LOS ARGÜELLOS. También data del 2005 la declaración de Reserva de la Biosfera a este territorio leonés, que se concentra en los valles del nacimiento del Bernesga, Torío y Curueño.

En la declaración de la UNESCO se argumenta que los Argüellos en un ejemplo de ecosistema de montaña cantábrico, en el que los escasos recursos han sido aprovechados por la población desde hace siglos, configurando un paisaje singular de gran valor estético con elementos de interés científico. En esto han contribuido los procesos kársticos de la zona, que han formado espectaculares cuevas y desfiladeros: Llamazares, Barredo, Valporquero, Vegacervera y Valdeteja. Esto no es impedimento para que existan en la zona bellos hayedos, así como bosques de robles melojos y enebros.
los arguellos

ANCARES LEONESES.  Se encuentra al noroeste de la provincia y es la última Reserva leonesa declarada en el año 2006. Los Ancares son un cúmulo de diversidad biológica efecto de la confluencia al sur del clima mediterráneo cálido y seco, con las brumas y lluvias cantábricas del norte. Este choque de climas, supone que acebos, robles y abedules coexistan con alcornoques y madroños y castaños.

También el oso se deja ver en los Ancares, junto con grandes rapaces y más de doscientas especies de vertebrados. Es un territorio de gran riqueza botánica, faunísta y cultural, que sus habitantes han conservado extraordinariamente. Las actividades tradicionales como la ganadería o la arquitectura tradicional (pallozas), hacen del paisaje de los Ancares leoneses, un espacio único y de gran valor.

ancares leoneses

A estas 7 Reservas de la Biosfera hay que añadir que la provincia de León cuenta con 17 zonas ZEC (Zonas Especiales de Conservación), territorios con especies de animales o vegetales representativos de un determinado ecosistema, y 14 zonas ZEPA (Zona Especial Protección Aves), ambos programas pertenecientes al programa Natura 2000 de la Unión Europea (red ecológica europea de áreas de conservación de la biodiversidad), cuya finalidad es asegurar la supervivencia a largo plazo de las especies y sus tipos de hábitat, siendo los principales imagesinstrumentos para la conservación de la naturaleza que establecen las directivas de la Unión Europea.

Todos estos datos hacen de León un verdadero “Paraíso Natural" a nivel mundial, que resulta prácticamente desconocido para los leoneses y para el resto de España. Son muchas las comunidades, regiones o provincias que tratan de mostrar y publicitar sus cualidades paisajísticas y naturales inigualables: Galicia, Cantabria, Valencia, Asturias, … Ésta última usa precisamente el eslogan de: “Paraíso Natural”, y se atribuye y arroga, igual que Cantabria, el protagonismo del Parque Natural de Picos de Europa, mientras que la provincia de León es la posee más superficie, prácticamente el 40%, dato apenas conocido ni divulgado.

Como podemos comprobar, la incompetencia e ineptitud de nuestros representantes es absoluta en la promoción y desarrollo de nuestro patrimonio natural (no hablemos del cultural y artístico, que es un auténtico desastre). A esto hay que añadir la inapreciable “ayuda” que presta la Junta de Castilla y León promocionando actualmente los “espacios naturales” de Castilla y León, sin reseñar ni mencionar que León, una de sus provincias, posee la mayor concentración de Reservas de la Biosfera de España y del mundo. Todo un despropósito. Así nos va.



martes, 18 de abril de 2017

Cañón de la Horadada y Las Tuerces


En varias ocasiones se comentó la posibilidad de acercarse a la vecina provincia de Palencia con el fin de visitar Las Tuerces, un peculiar enclave paisajístico resultado de un largo proceso kárstico que forma un auténtico laberinto de grandes bloques rocosos con formas caprichosas.

aEste espacio se encuentra en la parte nororiental de la provincia palentina, encajado en el denominado “Geoparque de Las Loras” que se encuentra a la espera de que la UNESCO lo incluya en la red mundial de geoparques, territorios que cuentan con una trama de lugares de gran importancia geológica, además de etnográfica y cultural.

Si bien el Monumento Natural de Las Tuerces sería el principal objetivo de la visita, el viaje se completará con un recorrido por el Cañón de la Horadada, un desfiladero formado por el curso del río Pisuerga al penetrar por los páramos calizos en los que se abrirá paso a lo largo del tiempo, creando un recorrido sinuoso y encajonado entre roquedos y del que forma parte la meseta donde se asientan Las Tuerces.

cropped-logo-naranja-tx1Aprovechando también el desplazamiento a esa zona de Palencia y muy cerca de estos dos milagros geológicos, se visitarán dos muestras excepcionales de la arquitectura medieval: la iglesia románica de Santa María de Mave, que fue parte integrante de un monasterio benedictino, y el eremitorio rupestre de los Santos Justo y Pastor.

Animados por el tiempo espléndido de los últimos días del invierno, el sábado 25 de marzo, recién estrenada la primavera, nos dirigimos a primera hora de la mañana desde León hacia Palencia. Después de un café en carretera, el primer destino será la localidad de Santa María de Mave, donde se ubica la iglesia dedicada a Santa María.

Monasterio
Esta pequeña localidad se encuentra en la margen izquierda del Pisuerga. El pequeño caserío nos recibe con un día gris y ligera nevada (nada de lo esperado). Allí se asienta el antiguo Monasterio Benedictino de Santa María la Real de Mave, declarado Monumento Histórico Artístico en 1931.

Aún se conserva gran parte del edificio monacal, hoy convertido en hotel (Hotel El Convento de Mave), que no es posible visitar al no haber comenzado aún la temporada turística. Sin embargo, la iglesia románica es visitable gracias a que existe un encargado de abrir el templo a los visitantes que, previo pago, lo soliciten.

La iglesia, de inicios del s. XIII, no se encuentra exenta. Forma, junto con el cuerpo principal del monasterio (Hotel) y otras dependencias ahora de utilización exclusiva de la hospedería, un gran conjunto rectangular. En su lado norte se abre una entrada o atrio que conduce directamente a la que fue el primitivo acceso a la iglesia. Sobre esa portada se sitúa el hastial con ventana geminada y espadaña rectangular con dos vanos ojivales para las campanas. Esta entrada se cerró al exterior en el s. XVI, lo que supuso que la erosión actuara vigorosamente durante cuatro siglos ocultando la parte baja de la portada, como vemos en alguna fotografía antigua.

Mave antiguaMave 2

La excavación realizada para descubrir el zócalo donde se apoyan las dieciséis columnillas, supuso descubrir la completa belleza de la portada, ligeramente apuntada y adelantada al muro, con cuatro arquivoltas que se apean en cuatro parejas de columnas con capiteles vegetales. De las cuatro arquivoltas, la interior y la tercera presentan unas originales líneas de dientes de sierra. Esta decoración, de origen normando, tan presente en las portadas de nuestro románico, encierra, según algunos expertos, un valor simbólico. Los zigzagueadoIMGP0462s y dientes de sierra, sugerirían la fuerza purificadora de las aguas y los altibajos continuos que supone la progresión espiritual.

En el atrio se encuentran expuestas varias rejas con volutas dobles contrapuestas. Es un tipo de forja muy difundido en los templos románicos del Camino de Santiago. Las que se exponen en Mave son prácticamente idénticas a las que adornan las ventanas de la portada de la Iglesia de Nuestra Señora del Mercado de León que datan del s. XII. Las de SRejas Leónanta María de Mave, con seguridad del mismo siglo, cubrieron posiblemente los vanos de los tres ábsides que posee la cabecera de la iglesia.

En la desnudez de las tres naves con las que cuenta el templo, destaca la bella talla de un crucificado, datado en el siglo XVI, y una hermosa escultura de pequeño tamaño de una Virgen sedente con el Niño en el regazo.

No vamos a detallar los pormenores arquitectónicos del templo que se encuentran en multitud de publicaciones. Sólo señalar, a título personal, que Santa María de Mave posee un románico auténtico que sorprende por los colores de sus grandes sillares de arenisca que cuentan con unas sorprendentes tonalidades rojizas, amarillentas y grises. Estos vivos colores combinan espléndidamente con las pesadas y mágicas formas del románico, produciendo un estallido visual único que hermana espléndidamente la espiritualidad y el arte.

Mave plantaIMGP0464

Tras la visita del templo románico, nos trasladamos en autobús hasta la cercana localidad de Mave. Durante el corto viaje, llama nuestra atención cuatro construcciones cúbicas con tejado prácticamente plano, y situadas irregularmente muy cerca de la carretera. Parecen cuatro torres de defensa realizadas con cantos rodados cementados y pequeños sillares en las esquinas, con puerta y ventana en DSC06228un lateral. Después conocimos que se trataba de edificaciones destinadas a instalar molinos de viento, construidas por el Marqués de Huidobro con el fin de trasladar el agua del cercano Pisuerga a sus propiedades.

Mave nos recibe con una débil pero constante nevada. Será desde allí desde donde iniciaremos una pequeña marcha de 7 kilómetros hasta Las Tuerces. Atravesamos su caserío siguiendo las indicaciones de la ruta y, tras cruzar una carretera secundaria que conduce a La Rebolleda, se continua por una pista que deja a la izquierda el río Pisuerga, rio que nace varios kilómetros más al norte, en plena montaña palentina. La senda, flanqueada por una alta chopera, conduce en pocos metros a los edificios de una antigua fábrica de harina construida en el s. XIX que aprovechaba la energía producida por un salto de agua cimentado sobre el río. Esta fábrica harinera se convirtió a principios del siglo XX en la empresa “Hidroeléctrica de La Horadada, S.A.”, que proporcionó energía eléctrica a varios pueblos de la zona.

IMGP0479IMGP0491

Dejando a la izquierda las instalaciones industriales, bordeamos su pequeña valla rústica de color verde que ofrece una imagen curiosa al mostrarse plenamente colonizada por el parásito conocido como barbas de capuchino. Un poco más adelante, la humedad convierte el lugar en una zona donde gobierna la hiedra que invade completamente los cercados de piedra seca, en donde el abundante musgo hace “florecer” las piedras.

IMGP0488IMGP0514

IMGP0518

El camino se va estrechando según ascendemos y nos acercamos a las paredes calizas, único camino accesible, ya que el cañón queda ahora únicamente reservado al Pisuerga y a la vía del tren. Hay que ceñirse al farallón rocoso por una estrecha senda que cuenta con un par de vueltas labradas artificialmente en la roca, hasta llegar al túnel de La Horadada, verdadero capricho geológico, conocido como Cueva del Gitano, que permite salvar cómodamente la muralla rocosa que permite el paso hacia el páramo.


Desde la entrada y la salida de la galería se tienen magníficas panorámicas del encajamiento fluvial del río Pisuerga, aunque la constante nieve quite la nitidez necesaria para contemplar con detalle las vistas. Desde allí se observa como el río se ha encajonado al encontrar en su recorrido materiales resistentes a la erosión, excavando, a través de miles de años, un cañón de aproximadamente 3 Km, conformando enormes farallones verticales en sus riberas.

Aunque la temperatura no resulta desagradable, la nieve nos sigue acompañando por la ruta que, poco a poco, deja atrás el cañón y se adentra por el páramo, donde se aprecian algunas zonas de cultivo dominadas por la elevada meseta de Las Tuerces que, a nuestra derecha, se muestra difuminada por la nevada.

La senda, ahora desprotegida de vegetación y roca, se vuelve más complicada por la nieve que no cesa de caer. Los pequeños copos de nieve se enredan en los arbustos, aun descarnados, transformándose en pequeñas gotas de agua que cuelgan en permanente equilibrio en muchas de sus ramas. Un solitario y pequeño arbusto de jara, con su incipiente floración blanca cubierta de agua y hielo, destaca en medio del macilento páramo.


El sendero se trasforma en pista agrícola, que lleva directamente a Villaescusa de las Torres, localidad prácticamente a los pies de Las Tuerces. La nieve convierte el camino en un auténtico barrizal, mientras lentamente nos acercamos a la población donde un cartel anunciador, situado junto a la Fuente de San Pedro, señala la subida hacia lo alto de la meseta. La ascensión, aunque algo costosa por la fuerte pendiente y la permanente nevada, discurre por lugares verdaderamente curiosos.

Estos escasos 200 m de desnivel, conocidos como “la escalera del tiempo”, nos sitúan en cada tramo a unas distancias geológicas difícilmente comprensibles. Son 30 minutos de subida pero millones de años los que ha constado conformar todo este paisaje espectacular que nos rodea hasta llegar a lo alto de la meseta, a Las Tuerces. James Hutton, geólogo ingles del s. XVII, en su obra Teoría de la Tierra, indicaba: “Desde la cima de las montañas, hasta el fondo del mar, cada cosa está en constante cambio. En la Tierra, algunas cosas crecen y otras decaen. En alguna parte del mundo se destruye y en otras se construye. ¿Cuál es el factor por el que no lo percibimos? Es el tiempo.”

e14e6

La nevada arrecia. El suelo comienza tornarse blanco. En un pequeño cobijo aparecen algunos narcisos abatidos por el hielo que comienza a cubrirlos. Se llega a la meseta, directamente a un refugio que apenas permite un completo resguardo. Es el momento de cerrar paraguas, sacudir chubasqueros y reponer fuerzas, algunos con un milagroso chocolate caliente.

f13

El conjunto de Las Tuerces, compuesto prácticamente de materiales de naturaleza calcárea, constituye un relieve amesetado que culmina en una superficie prácticamente plana. Es ahí donde se encuentra un caos de formas pétreas que forman una pequeña ciudad encantada: callejones, monolitos, cornisas, cárcavas, agujeros, puentes, etc… Algunas f18muy nombradas, como el Perro sentado, la Tuta, el Beso… La más representativa es la formación conocida como la Mesa, una “seta” monolítica y solitaria coronada por una cruz, que resulta ser el auténtico emblema del Monumento Natural.

El paseo por la meseta resultó breve. La nieve, cada vez más intensa, cubrió rápidamente el lugar. La búsqueda de una foto con un fantástico monolito de fondo, un menhir natural, supuso que no se encontrara fácilmente el camino de regreso al haberse cubierto por la nieve los senderos por donde habíamos llegado. Fueron momentos de ansiedad que, afortunadamente, no duraron demasiado.

El regreso a Villaescusa de las Torres resultó muy rápido. Desde allí un corto viaje en autobús hasta Aguilar de Campoo para comer en el Restaurante Valentín. Lugar recomendable por su rapidez y servicio.

H15Para completar el día, quedaba pendiente la visita a la cercana localidad de Olleros de Pisuerga, donde se encuentra la que es considerada la ermita rupestre más significativa de España: la iglesia de los Santos Justo y Pastor (se cree que son la cristianización de los paganos Cástor y Pólux). Excavada en un promontorio de arenisca alejado unos metros del núcleo de la localidad de Olleros, la iglesia se encuentra asociada a una necrópolis rupestre con sepulturas antropomórficas, manteniendo una torre campanario exenta y alejada.

Una moderna rampa nos lleva directamente al atrio de la iglesia. Desde allí se accede a un pórtico de forma cúbica con dos columnas donde se apoyan las vigas de madera que componen la cubierta. La portada actual realizada con sillares de arenisca adosados a la piedra presenta arco de medio punto. Rematando el conjunto existe una pequeña espadaña de factura moderna con una sola abertura para albergar una campaña.

Como relata el guía (Abel), que hace de entusiasmado “cicerone”, desde el s. VII menudeaban en la montaña palentina varios eremitorios rupestres. Con el tiempo algunos desaparecieron pero en otros casos, como en este de Olleros, el fervor popular construyó-excavó una auténtica “catedral rupestre” a base de horadar la roca arenisca.

H3

El complejo de los Santos Justo y Pastor, trata de imitar los volúmenes típicos del románico. Sus dos naves con sus dos pequeñas capillas absidiales, poseen bóveda tallada en forma de cañón apuntado, simulando sostenerse por arcos fajones inexistentes tallados en la roca natural. Como elementos sustentantes se disponen cuatro soportes que dividen las dos naves, pero son meramente decorativos, igual que las bóvedas, porque la roca excavada se sostiene sola. A los pies, cercano al sencillo coro, un pilar labrado directamente en la roca; de las tres columnas restantes, dos de ellas insertadas, la que se encuentra en la cabecera está tallada en la misma piedra. Más que una obra de arquitectura, la iglesia es una escultura.

H11

H10

La iluminación de las naves se realiza mediante aberturas en la pared que da al exterior, inhabitualmente al este. En el lado de la Epístola se abre una estrecha galería, utilizada actualmente como sacristía. Al otro lado, en la parte del Evangelio, se descubrió en el pasado siglo otra estancia sin iluminación natural que parece ser fue la capilla principal en origen y lugar de enterramientos.

El mobiliario resulta escaso, pero muy interesante. Un retablo del s. XVI con las imágenes de los santos titulares; un Cristo crucificado del XVII sobre el altar mayor y un púlpito de madera policromada. Destaca en un pequeño arcosolio una figura de medio cuerpo del Padre Eterno, datada en el s. XVI.

H9

Alejada de los espectaculares y más perceptibles edificios religiosos, la ermita rupestre de los Santos Justo y Pastor nos conduce a un tiempo muy anterior a los grandes constructores. El templo nos muestra un mundo distinto de religiosidad y penitencia. Un mundo impenetrable y enigmático capaz de ejecutar una joya arquitectónica como ésta, que rezuma misterio, arte y espiritualidad, al margen por completo de cualquier creencia.

Dejamos la ermita al caer la tarde. Ha dejado de nevar y se abren algunos claros en el cielo, pero es el momento de regresar.


sábado, 8 de abril de 2017

Ayer salió La Morenica del Mercado

2012_3_30_X2Jshgl3MLb2gDrGVnapm5

La Iglesia del Mercado vive un momento en la actualidad que rememora su antiguo esplendor, debido al auge, interés y recuperación de las arraigadas y entrañables tradiciones populares. La importancia que mantuvo durante siglos no fue debida, como se puede suponer, a su perfección y exquisitez arquitectónica ni por el valor artístico que albergaba, tan distante de los excepcionales edificios religiosos representativos del románico, gótico y plateresco que existían y existen en la ciudad: San Isidoro, la Catedral de Santa María o el Convento de San Marcos.

Sandoval
Su protagonismo se debió a la devoción que siempre gozó entre el pueblo su imagen titular: la "Virgen del Camino", representada primitivamente como una Virgen Madre y a partir del XIV-XV por una Piedad. Era la Madre del pueblo llano, humilde, artesano; amparo de los enfermos y refugio de los desheredados. Consuelo de la población a extramuros, del León milenario, recoleto, trabajador y peregrino, alejado de los hábitos purpurados.

Esta última imagen, hoy ocupando el lugar central en su retablo del s. XVIII, está datada entre el s. XIV-XV. No existe ninguna referencia a la anterior talla, pero no se diferenciaría mucho de la iconografía mariana tradicional hasta el momento: Virgen sentada en un trono, cubierta con una amplia túnica sobre manto y velo; se muestra bendiciendo o con una flor o manzana en su mano derecha. En sus rodillas el Niño con túnica y también bendiciendo; la mayoría de las veces ambos coronados. Es la representación de la Virgen Madre.

La antigua imagen de la Iglesia de Mercado, sería con seguridad una de estas tallas románicas sedentes y con el Niño en el regazo, al estilo de la imagen titular en el Monasterio de Santa María de Sandoval, hoy en el Palacio Episcopal de León, o la que existe en el Monasterio de Gradefes. Ahora, la nueva escultura de autor anónimo, posiblemente alguien cercano a la escuela de Alejo de Vahía, presenta maneras góticas muy realistas. EsSanta María la Real de Gradefestá ejecutada en madera de peral y es de pequeño tamaño: 130 cm. de altura.

Es una talla de las conocidas como Piedad (Pietá). La Virgen tiene sobre sus rodillas el cuerpo de Jesucristo tras su descendimiento de la cruz, con la cabeza caída hacia atrás y el brazo derecho completamente perpendicular al suelo. Los pliegues del manto naturales, el rostro de María de sufrimiento y de un dolor contenido y resignado, mientras contempla al hijo muerto en sus brazos. En algunos documentos a partir del XV se la nombra como “Santa María la Nueva” o “del Camino del Mercado” o “Nuestra Señora la Antigua del Camino”. Ahora, para los leoneses es la Dolorosa”, o como cariñosamente la denominó el compañero y amigo Máximo Cayón Waldaliso, “la Morenica del Mercado”.

¿Qué explicación puede tener que la imagen de la Virgen mantuviera a través de los siglos la advocación y título “del Camino”, y su representación cambie tan radical: de una Virgen Madre a una Piedad?

Nuestra Señora del Mercado
En primer lugar hay que destacar la rápida popularidad que adquirió este último tipo iconográfico, que tiene sus inicios a principios del s. XIV en Alemania donde se la conoce como “imagen vísperal”, haciendo referencia a la hora litúrgica de vísperas, el atardecer, momento en el que el Viernes Santo, María recibe en sus brazos el cuerpo de Jesucristo, que ha sido bajado de la cruz.

Esta popularidad puede estar unida a la referencia que se hace en la Biblia a las Lamentaciones atribuidas al profeta Jeremías, muy difundidas y de las que se han realizado múltiples versiones musicales para su uso en el Oficio de Tinieblas del Viernes Santo. Así se dice en la “primera Lamentación” (1.12): “Vosotros todos, los que pasáis por el camino mirad y ved si hay dolor como el dolor que me atormenta…”.

No es de extrañar que, en aquellos momentos debido a un posible deterioro o desaparición, o por la antigüedad y el estatismo de la antigua Virgen Madre, modelo que ya se consideraba agotado, se optara por una representación tan popular e inspirada en las Lamentaciones de Jeremías (“… todos los que pasáis por el camino …”), como era la imagen de una Piedad, de una Dolorosa, que se encontraría, además, a los pies del Camino más celebrado del mundo. Esta nueva imagen serviría de guía a los peregrinos que, con destino Compostela, tenían obligada parada en la Iglesia.

Jeremías luto sobre la destrucción de Jerusalén - RembrandtElla serviría de norte a estos caminantes, pero también sería imagen de devoción para los pobres y humildes devotos, habitantes de esta ciudad milenaria, que representaría el sufrimiento diario de supervivencia, y un consuelo permanente ante la adversidad: “… mirad y ved si hay dolor como el dolor que me atormenta…”.La Dolorosa del Mercado sigue siendo, como su Iglesia, un edificio e imagen entrañable para los leoneses, cuya religiosidad se identifica más claramente con esta muestra, que con la suntuosidad y la pompa de otras. Desde hace años será la Dolorosa la que el Viernes de Dolores, a las 8 de la tarde, en las Vísperas, saldrá de su Iglesia para anunciar la Pasión de Cristo y el inicio de la Semana Santa en León.

Es la procesión del pueblo leonés y sus calles se llenarán del olor de la cera ardiendo, de las velas que portarán cientos de mujeres que acompañarán a la Morenica del Mercado en su dolor durante su tradicional recorrido. Y es que desde 1739 está escrito que “… no se manifieste la santa imagen a menos que se enciendan cuatro velas, por respeto debido a la venerable Nuestra Señora del Mercado”.

A




miércoles, 5 de abril de 2017

Buscando los orígenes de la Semana Santa

lEÓN

Los antecedentes de la Semana Santa, que en principio pudiera pensarse que son perfectamente conocidos, se pierden en la noche de los tiempos. Resulta fundamental su entronque con las antiguas festividades hebreas que a su vez enlazan con los antiguos cultos mágicos y supersticiosos que tienen su origen en las celebraciones de la llegada de la primavera.

Nos trasladamos a Oriente Medio. Las conmemoraciones ancestrales que celebran el inicio de la primavera, se identifican especialmente por dos ceremonias o ritos que, en principio, no tienen nexo de unión: el pan ácimo y la sangre del cordero. Son dos rituales que pertenecen a dos mundos y culturas completamente distintas, a dos sociedades: una agrícola, la primera, y nómada la segunda.

La ceremonia del pan ácimo refleja la preocupación de los primeros agricultores que, tras obtener la primera cosecha de la temporada, procuraban no mezclarla con la levadura de la cosecha anterior. Era un acto de renovación. La nómada muestra el ritual de las tribus de pastores, que coincidía con el brote de los pastos en primavera y el nacimiento de las primeras crías. En ésta celebración se sacrificaba un cordero con el fin de conseguir fecundidad y prosperidad, a la vez que derramaban la sangre alrededor de su tienda o refugio con el fin de evitar la entrada del mal.

Con el paso del tiempo las tradiciones del pan sin fermentar y la sangre del cordero se funden en el pueblo judío, como consecuencia de la penetración en la región agrícola de Canaán de tribus nómadas procedentes del norte. Estas tradiciones ya se mencionan en la Biblia como vínculo de origen, cultura, creencias y simbolismo que identifica al hombre hebreo con la actitud de sus antepasados, haciéndole partícipe de un espíritu común a través del tiempo.

thumbnail_Cordero_pascual2

El rito nómada de la sangre protectora se volverá religioso y la ceremonia de origen agrícola del pan ácimo, se tornará en acontecimiento histórico, adquiriendo una nueva dimensión (La huida de Moisés y los hebreos de Egipto que, sin tiempo para terminar de preparar el pan, emprenderán el largo viaje hacia la tierra prometida consumiendo pan ácimo). Es el cambio milagroso de la totalidad de un pueblo de la servidumbre y la esclavitud, a la vida y la libertad. A partir de aquel momento el pueblo judío celebrará la Pascua (Pésaj), que viene a significar “tránsito” o “paso”.

Sin embargo, la fecha de celebración siempre fue imprecisa y variaba en el día de la semana y entre las propias comunidades judías. Con la confección de un nuevo calendario, que tampoco es puesto en práctica por la totalidad de los hebreos, la celebración de la Pascua se realizará en el que será el primer mes del año bíblico, el día 14 del mes nisán, (Ex. 12,2 y Lv. 23, 5-6). En la actualidad, el pueblo judío celebra la Pascua el primer día de luna llena, tras el equinoccio de primavera.

En cuanto a la celebración de la Pascua por parte de los cristianos, tiene su inicio y entronque en la fiesta hebrea. La pasión, muerte y resurrección transcurren durante la celebración de la Pascua judía, y Cristo, con la celebración de la “última cena” antes de su pasión y muerte, instituye la conmemoración cristiana partiendo de la ceremonia propiamente judía, en la primera luna llena de primavera contando con los primitivos elementos hebreos, pero trasmitiendo un nuevo mensaje: pan=cuerpo y vino=sangre, “haced esto en recuerdo mío” (Lc. 22,19).

uLTIMA CENA

No es de extrañar, que los primeros cristianos continúen celebrando la Pascua del Señor al mismo tiempo que los judíos, en la noche del plenilunio del primer mes de primavera. El papa Víctor, en el s. II, se aleja de la coincidencia hebrea y traslada la fiesta al domingo de la semana de la primera luna llena, con el fin de celebrar la Resurrección.

En el Concilio de Nicea del 325 d.C, se acordó definitivamente que la Pascua, el Domingo de Pascua o Resurrección, se celebraría siempre después del equinoccio de primavera, el domingo tras el primer plenilunio, cuya fecha viene a oscilar entre el 22 de marzo y el 25 de abril (este año el 16 de abril).

Se considera la Semana Santa como la fiesta cristiana por excelencia. Es en Tierra Santa donde se inician los actos evocando la pasión, muerte y resurrección de Cristo, instaurando una liturgia específica y generando las primeras procesiones, no con imágenes como en la actualidad, sino utilizando las propias reliquias de la Pasión.

thumbnail_th
Interesante resulta el testimonio de la peregrinación que en el s. IV, entre los años 381 al 384, realizó a los Santos Lugares una religiosa de ascendencia noble y notable cultura. Oriunda del noroeste español, posiblemente de la zona leonesa de Bierzo, Eteria se muestra en sus escritos como una mujer inquieta, de ilimitada curiosidad y profundamente religiosa. En su viaje a Tierra Santa detalla la liturgia y las celebraciones que se realizan en aquella época por las calles y alrededores de Jerusalén. La peregrina comenta que: “Son parecidas a las que se realizan en mi tierra”. Este dato curioso que ofrece la religiosa, confirma que ya en el s. IV existían por la zona leonesa procesiones o manifestaciones religiosas que conmemoraban en la calle la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo: son los primeros antecedentes de la Semana Santa tal y como hoy la conocemos.

Salvo alguna importante excepción que ha llegado hasta ahora, en el s. XIX el Estado y la Iglesia consiguen eliminar algunas escenificaciones religiosas, aunque no se logra postergar por completo de la Semana Santa las procesiones, principales actos de la misma.

dios de la madera- contemplando la salida procesional de Nuestro Padre Jesús de la Pasión, del que es autor Joaquín Turina y Areal

Estas procesiones ponen en las calles tallas muy realistas sobre episodios de la pasión, muerte y resurrección, que se transportan sobre barrocos pasos o tronos, y que se conservan muy vivas principalmente en Andalucía, León y Castilla, adaptadas a una nueva época y alejadas de muchos de sus componentes trágicos y medievales.

- Semana Santa León 2017.
- Pascua judía.
- Última Cena. Leonardo Davinci.
- Sello conmemorativo de viaje monja Eteria a Tierra Santa.
- "Dios de la Madera" (Montañés) contemplando la salida procesional
   de Nuestro Padre Jesús de la Pasión. Juaquín Turina.