sábado, 31 de julio de 2010

¿Cuál es el mejor bar de España?

.

Capture-1 Son estos días centrales del verano los que, sin duda, más se disfruta de la calle. Son propicios para la convivencia, para los paseos al aire libre y, como no, para reunirse con familia o amigos en torno a la barra o mesa de un bar, para tomar unas “cañas” y su oportuna tapa.

León siempre ha sido lugar de tapeo, de reuniones en tradicionales locales, especialmente en el barrio antiguo, de los que dejó fantástico testimonio durante sus años de periodismo en la ciudad el gran Francisco Umbral, amante y asiduo de estos lugares, que en sus “Crónicas de las tabernas leonesas” inmortalizó locales, de los que algún día hablaremos, y que son, o fueron, auténticos templos de la ciudad en materia de tertulias entre vinos y tapas: “Casa Benito”, “el 2 de Mayo”, “La Mazmorra”, “La Gitana”, etc.

Los que disfrutamos de estas reuniones y tratamos de buscar los “mejores” por su atención y servicio, ambiente y decoración, el entorno, la comodidad y la calidad de sus productos, creemos que uno de los mejores locales de España que reúne todas estas condiciones se encuentra en León, es la cervecería “Camarote Madrid”, conocido coloquialmente desde hace más de 20 años como “el Madrid”, en la calle Cervantes, en el denominado Barrio Romántico del casco antiguo. "El Madrid" ha ido perdiendo con el tiempo la etiqueta (infundada) de clasista y se ha vuelto totalmente heterogéneo en su concurrida clientela.

Capture-2 Aparte de reunir todas las “virtudes” mencionadas, “el Madrid” es la única cervecería-bar dinámica de la ciudad. A lo largo del año, mientras mantiene su decoración inspirada en los años 50 del pasado siglo y en la que el toro es el principal protagonista, “el Madrid” se trasforma durante la Navidad, también mientras dura la feria de abril sevillana o cuando juega la selección española de fútbol, pero sobre todo, durante la Semana Santa leonesa, en la que el local se vuelca en reflejar los episodios y la imaginería de la cofradía centenaria de la ciudad: Dulce Nombre de Jesús Nazareno.

Capture-6 No es una afirmación gratuita. El popular periodista Carlos Herrera, reconocido gourmet y peregrino de las mejores "barras" españolas, lo confirma en el artículo publicado el pasado 6 de septiembre en el magazine XL Semanal, bajo el título: ¿Cuál es el mejor bar de España?


¿CUÁL ES EL MEJOR BAR DE ESPAÑA?

images Me lo preguntaba un amigo extranjero hace no pocos días, coincidiendo en una etapa del Camino de Santiago. Concretamente entrando en la Cervecería Madrid de León, uno de los mejores lugares que he conocido jamás. El extranjero, originario de un país en el que hay infinitamente menos bares que en España –es decir, sirve cualquier país del mundo–, no sabía con qué mano tomar cualquiera de las excelencias que a modo de tapas le surgían en todo abrevadero en el que se detuviera. Le hice ver que todo español tiene un listado imprescindible y que no tiene por qué coincidir con otro del que le separen apenas cincuenta kilómetros. Hay países en los que se pueden conocer todos los bares de su territorio y establecer una clasificación de fácil acceso; España no. En España hay muchos bares cuya fama trasciende a su entorno más inmediato, pero hay cientos de miles que sólo son conocidos por los lugareños y por un puñado de estudiosos visitantes. Además, resultan excesivamente heterogéneos para ser comparados: un bar de Santiago no tiene por qué ser una réplica de uno de Santa Cruz de Tenerife, y uno de Mahón exhibirá otro producto que uno de Badajoz. Los aficionados a las barras prodigiosas no dejamos una ciudad sin peinar, así que la visitamos, pero siempre se nos escapa alguna excelencia. Con todo, creemos conocer lo imprescindible y, aun así, no lo conocemos. Balbino, en Sanlúcar de Barrameda, es totémico, pero no es desechable La Barbiana o la barra de Bigote. Como la de Secundino o todo Bajo de Guía. El Nou Manolín de Alicante parece inalcanzable, pero no descarten el Piripi. Me falta tiempo en Barcelona para dejarme caer por Paco Meralgo, o por Pinocho, en la Boquería, donde el gran Juanito regala por igual calidad estratosférica y simpatía descomunal. Pero cómo no ir al renovado Velódromo de la calle Muntaner o al soberbio Quimet-Quimet de Poeta Cabanyes o al exuberante Inopia de Albert Adrià. Si el extranjero pasase por Granada no tendría tiempo para dividirse entre Cunini, El Elefante y El Mentidero. Y tendría que ir a Huelva a machacar la barra de Portichuelo. Y luego viajar a Vitoria a dejarse emborrachar por el insuperable Toloño, uno de los inevitables en un topten. Y en Pamplona rebozarse en El Gaucho o en Miami, la casa del bueno de Lucio. Y de Donosti no sabría qué decirle: el bar Antonio es uno de mis favoritos, pero paséense por cualquiera de los otros y no tendrán más remedio que reconocer que son incapaces de elegir. Otrosí de Bilbao, de Santander (¡esa Bombi!), de Oviedo. ¿Puede haber una barra mejor que la de La Criolla de Valladolid? ¿O que la de Amorós de Valencia? ¿O que La Ponderosa de Cuenca?.

Me faltaría tiempo para llevarte –le dije– al Manteca, en Cádiz, a El Chele o a El Quinto Toro, en Almería, bares-bares todos, que no es lo mismo que restaurantes. Pueden tener mesas y servir comidas, pero manda la barra. En León, ciudad que me trastorna, la tapa es obsequiada como cortesía en todos los bares: no hablo de un platito de cacahuetes, hablo de uno de morcilla o de uno de paella por el precio de una caña. Igual que en Granada. Eso resultaba fascinante para el amigo extranjero, acostumbrado a los sucedáneos de bares de su país. Nórdico, por más señas, era incapaz de asimilar la riqueza que florece por doquier en cualquiera de los acudideros que le asaltaban durante su camino. ¿Para todo sois igual los españoles?, me preguntaba. No, le respondí. Nos empeñamos en tener pocas cosas en común, pero los bares son la que unifica y articula el territorio de norte a sur. Un español, por muy sedicioso que sea, echará en falta el territorio nacional si anda por lugares en los que no pueda saborear porciones de gloria en una barra. La riqueza de los pueblos y ciudades no la medimos sólo por sus catedrales o sus ruinas, por sus museos o sus centros peatonales: buena parte del atractivo de esta enigmática y jodida España está en sus bares. En la barra de Trifón, en Sevilla, o en la de Puerta 57, en Madrid. Y en la de todos a los que no he nombrado y que merecerían estar en esta crónica.

El abrazo que le dio el nórdico al Apóstol sé que fue intenso y sincero. Natural.

Carlos Herrera, XLSemanal, 6 de septiembre de 2009.

Ahora, solo tenéis que comprobarlo.


- Francisco Umbral. Años 50.
- Fotografías extraídas de la web:
http://www.camarotemadrid.com/
- Carlos Herrera. Periodista.



13 comentarios:

Leodegundia dijo...

Es cierto, no se concibe un país como el nuestro sin esos bares que son reuniones y lugares de tertulia para cualquier tema, eso si, arropada por los buenos vinos o cervezas y los extraordinarios pinchos o tapas de muy buena calidad.
No conozco el Camarote Madrid, pero por lo que cuentas y las fotos que pones (el enlace no funciona al menos en este momento) parece un lugar digno de ser visitado.
Buen día

Irma dijo...

Dicen que si las paredes del Benito hablasen... y tantas otras paredes.

La verdad que León hay que reconocer que engancha y enamora y no digamos nada si te pilla de paso y de repente te acoplan con la cañita casi un plato de paella o de jamón.

¡¡Me encanta mi León y disfrutarlo cada rinconín!!

Qué post mas curioso fonsado y no conocía el artículo que se marcó Carlos Herrera.

Besines y buen veranín para todos.

Irma.-

Anónimo dijo...

Así es este país, aparte de sus riquezas artísticas, su atractivo está en sus reuniones en los bares con cañas y tapeo.
Dejémonos llevar por estos recorridos de tapeo por nuestro “ barrio húmedo” (por ejemplo).
Salud-Disfruta !!!!----IoI

Silvia dijo...

León y su provincia cuenta con verdaderos templos de maravillas gastronómicas. Cuántos recuerdos me has traido de mi época de universitaria en León :). Un abrazo

Sabor Añejo dijo...

Independientemente de todos los que has nombrado, cada lugar tiene sus bares especiales o preferidos personalmente. Son "nuestros bares", y todos son "los mejores", porque lo importante no es solamente el disfrutar de una buena tapa, sino también de una buena tertulia.

Un abrazo

fonsado dijo...

Leodegundia: Por supuesto, es indispensable una pequeña tertulia que acompañe las cañas. Abrazos.

Irma: El Benito y otros, que recreó el gran Umbral, tienen una buena solera en la ciudad.
Disfruta de las vacaciones. Un Abrazo.

fonsado dijo...

¿María?: La Calle Ancha divide los dos barrios típicos de tapeo: el Barrio Húmedo de siempre, y ahora el Barrio Romántico, que está tomando un auge impresionante y no tiene nada que envidiar al genuino de siempre.
Un abrazo. Lol.

Silvia: A pesar de la "nostalgia", ahora también es momento de "crear" recuerdos. Saludos.

fonsado dijo...

Sabor Añejo: Imprescindible la tertulia, por supuesto! Sin ella estos lugares "durarían" una visita.
Un abrazo.

María dijo...

Tanto el B.Húmedo como el B. Romántico son muy tentadores para el tapeo.La plaza San Martín con sus terrazas es un lugar con mucho encanto en las noches de verano.
Un abrazo. IoI

Leodegundia dijo...

Se echan en falta tus artículos, supongo que te habrás tomado unas vacaciones, espero tu regreso.
Un saludo

fonsado dijo...

María: Veo que disfrutamos de esos momentos de ocio en los mismo lugares, tan agradables en verano.
Otro para ti. Lol.

Leo: Ha veces existen paradas "obligadas", entre algunos días de vacaciones y un poco de abandonar lo cotidiano. Pero ya hemos vuelto.
Abrazos leo.

América dijo...

Leído queda para tomar nota.

Abrazos.

fonsado dijo...

América: Espero que no pierdas la "nota" en algunos de los viajes, y te acerques para comprobarlo (cuenta conmigo).
Un abrazo.