viernes, 10 de septiembre de 2010

La muerte de la belleza


La Ilíada no cuenta la totalidad de la Guerra de Troya, como normalmente se cree. La gran obra homérica finaliza con la visita de Príamo, rey de Troya, a la tienda de Aquiles con el fin de recuperar el cadáver de su hijo Héctor. Los restantes episodios que conocemos sobre la guerra, hasta la conquista y 294C9FFC67224C8033EB2D4C802FBEdestrucción de la ciudad, no están narrados por Homero, sino por otras fuentes, entre las que sobresalen las obras de Quinto de Esmirna, escritor del siglo III - IV de nuestra era, que tenían como finalidad continuar el ciclo épico troyano donde lo dejó el propio Homero. Para ello, se inspiró en autores como Sófocles, Eurípides o Apolonio de Rodas.

Uno de esos episodios descrito por Quinto en la obra Posthoméricas, es la llegada y apoyo a la asediada ciudad de Troya, de un contingente de amazonas a cuyo frente se encontraba Pentesilea, la bellísima y valiente reina de Temiscira. Según la mitología griega, las amazonas eran descendientes de Marte, dios de la guerra, y Harmonía, deidad del amor. Su llegada a Troya confortó el ánimo de los desalentados troyanos, sumidos en la desesperanza tras la muerte de su héroe Héctor:

“… ahí llegaron las doce, y cada cual

parecía una princesa hambrienta de guerra y feroz batalla;

cada una tenía su fama bien ganada,

pero servían a Pentesilea, que sobresalía por encima de todas.

Igual que entre las estrellas del ancho cielo

brilla en su trono por encima de todas la Luna.”

Este extraordinario refuerzo ofreció nuevas expectativas a los troyanos y a su rey Príamo, que celebró su llegada y auguró que, con esta inestimable ayuda, lograrían arrojar a los griegos al mar. Según relata Quinto de Esmirna, al día siguiente de su llegada, la bella Pentesilea se enfundó su armadura y eligió sus AquilesPentesilea3armas. Se ciñó un cinto del color del arco-iris, unas glebas de oro, tomó su espada que introdujo en una vaina de plata y un casco corintio tocado con penacho dorado. En su mano izquierda sujetaba un escudo bruñido y en la derecha dos jabalinas. Vestida así, sobre su veloz caballo de guerra tracio regalo de Oritía, esposa del dios del viento, la figura de Pentesilea era similar al destello de la más alta y bella de las diosas.

Desde sus campamentos en la playa, los griegos la vieron salir de la ciudad al frente de sus amazonas y seguida por miles de troyanos. El choque fue brutal. Algunas de las valerosas amazon1as perecieron en los primeros momentos, pero los troyanos no dejaron de presionar a los invasores griegos hacia el mar. Sin embargo, la rápida llegada de Aquiles y Áyax con sus hombres cambió por completo la situación.

Pronto se encontraron frente a frente Pentesilea y Aquiles. Ella avanzó primero; Aquiles la esperó impasible. Pentesilea atacó de inmediato arrojando al griego las lanzas que portaba, que rebotaron en el escudo y coraza del griego.

Se enfrentaron durante largo tiempo, cuentan que hasta el crepúsculo. Pentesilea golpeaba con la espada el cuerpo del Aquiles, pero las heridas del héroe cicatrizaban instantáneamente y su sangre desaparecía de inmediato. Es entonces cuando Pentesilea, intuyendo la invulnerabilidad de su enemigo, comprendió que su fin estaba próximo.

En una de las incontables pugnapentesileas, la reina de las amazonas cayó a tierra con una profunda herida en el costado derecho, y en aquel momento los cuerpos de los dos combatientes se acercaron y sus miradas se cruzaron. La visión cercana del héroe griego, conquistó a la amazona e hizo que exclamara: “¡Ay!, ahora quiero vivir”.

Se hizo el silencio, un silencio mortal y los dos ejércitos enmudecieron. Aquiles se arrodilló, le retiró el casco y descubrió su rostro quedando sobrecogido por la belleza de, hasta ahora, su oponente. El aqueo dejó caer su coraza, casco y armas, y se mostró desnudo ante los guerreros; tomó en sus brazos el cuerpo aún con vida de Pentesilea, y permaneció horas abrazado a él hasta que, inevitablemente, le llegó la muerte.

Cuenta la leyenda que los dioses, entristecidos por el hecho, se apiadaron de la desolación de Aquiles y, en mitad de la noche, insuflaron aliento divino al cadáver de Pentesilea. De esta manera, el bello cuerpo de la amazona recobró vida hasta el amanecer y ambos amantes pudieron consumar aquel amor imposible que, surgido de un enfrentamiento brutal, se consumó con la muerte.





- Muerte de Pentesilea. Franz von Stuch.
- Amazona a caballo. Museo de Münich.
- Amazonas. Johann Heinrich Wilhelm Tischbein.
- Muerte de Pentesilea por Aquiles. Vaso griego de figuras negras.
-Aquiles y Pentesilea. Grabado.
- La muerte de Pentesilea. Johann Heinrich Wilhelm Tischbein.
- VIDEO de jkarl65: "Amor, dulce muerte". Vicente Amigo.



11 comentarios:

América dijo...

Hola Fonsado.

Precioso tema de Vicente Amigo,el video también,Amor dulce muerte quizás de mis temas preferidos del guitarrista cordobés,le va al texto perfectamente.
Sera la música pero cada unas de tus lineas han tomado un matiz delicioso de leer,un amor de leyenda,tarde resulto descubrirlo,aun cuando hubo una segunda oportunidad no fue suficiente,aquello que no esta en nuestro destino inútil resulta insistir.Ni los los dioses....

Bello post...Te dará muchas satisfacciones.
Impactante la Muerte de Pentesilea de Franz von Stuch.

Un abrazo.

Silvia dijo...

De acuerdo con América en que es un post interesante, con una lectura deleitosa y acompañado de una banda sonora que le va como anillo al dedo. Un abrazo

Sabor Añejo dijo...

Que entrada tan hermosa y como da fe de que el amor está por encima del odio feroz de la guerra e incluso de la muerte. He vivido la escena final como si fuera los protagonistas y se me ha sobrecogido el alma.

El video, ese Amor Dulce, una ensoñación.

Un abrazo

CarlitosBraunw dijo...

De entrada parece imposible que esta sea la primera vez que me entere que las historias sobre la guerra de Troya no sean todas de Homero, y que la más conocida y famosa "el Caballo de Troya", no pertenezca a la Iliada, ¿Qué ha sido de mis profesores de bachillerato? ¿En que pensaban?
En unas cuantas lineas, he descubierto el "engaño" y un complejo e instantáneo flechazo que ignoraba trascurriese durante aquel famoso acontecimiento.
Un saludo

Leodegundia dijo...

El tema de las amazonas es muy interesante si nos alejamos de la imagen que de ellas hacen en algunas novelas y el cine y nos sumergimos en los libros de los historiadores antiguos, por ejemplo dice Jordanes, historiador que vivió en el siglo VI:

“las mujeres de los godos fueron atacadas por un pueblo vecino con intención de apresarlas. Éstas, adiestradas por sus maridos, se defendieron valientemente y rechazaron a los enemigos que vergonzosamente se lanzaban sobre ellas. Una vez lograda esta victoria y aumentada la confianza en su propia audacia, se animaron unas a otras a tomar las armas y, después de elegir a las dos más audaces, Lampeto y Marpesia, se pusieron a sus órdenes”

y continúa después diciendo:

“Estas Amazonas tuvieron después una reina llamada Pentesilea de la que se han transmitido hazañas famosísimas en la guerra de Troya, pues se cuenta que estas mujeres conservaron su reino hasta Alejandro Magno.

Las amazonas son también nombradas en La Eneida de Virgilio en los libros I, V y XI.

Te felicito por este artículo que está bien escrito e ilustrado.

Un saludo

María dijo...

Me sorprende esta parte de la guerra de Troya que he descubierto.
Valiente Pentesilea y, morir en brazos del amor…
Asombroso el cuadro de Von Stuch y por supuesto la música.
Un abrazo. IoI

Rosa L. dijo...

Una bella historia y una (siempre)extraordinaria melodía. Conjuntan a las mil ...
Un abrazo.

fonsado dijo...

América: Las historias de amor frustradas, como vemos, son tan antiguas como la humanidad.
El tema de V. Amigo, pura melancolía, encaja perfectamente con esta leyenda a pesar de los miles de años que los separan.
Gracias por el comentario.
Un abrazo América.

fonsado dijo...

Silvia: Como ya comenté a América, la melancolía extraordinaria del tema, traspasa épocas.
Saludos Silvia.

Sabor Añejo: Aunque la legendaria guerra continuó hasta la conquista de la ciudad, por unos momentos dos "héroes" y con la muerte presente, llegaron por unos instantes a, de alguna manera, enamorarse.
Un abrazo.

fonsado dijo...

Leodegundia: Interesante información sobre Pentesilea y sus antecesoras. Sin duda un tema para ahondar, seguro que tendríamos más sorpresas.
Un abrazo.

María: Sin duda una bella leyenda que hace a los héroes de Troya un poco más humanos. Y la música ...
Gracias "María". Lol.

Rosa L.: Gracias por el comentario. Bella "historia" y melodía.
Saludos.

claudia elena dijo...

:0 qué bonito