jueves, 23 de marzo de 2017

“Plataforma Salvemos la Plaza del Grano”

portada

El sábado 18 y el lunes 21, pudimos leer los artículos de Ismael González Millán en la página www.salvemoslaplazadelgrano.com, en los que el autor se preguntaba sobre la posición de una asociación leonesa ante las obras de la Plaza del Grano.

No debe extrañar esta errática conducta. Desde hace años la pasión y la fuerza reivindicativa de esta agrupación se ha diluido como el azucarillo en el café. Café que suele poner fin a las hacenderas con indefectibles “merendola y bota”, como señala el autor de los artículos, y que según declaran los propios dirigentes: “Es nuestra actividad más emblemática y que mejor nos identifica”.

A esta altura del s. XXI las hacenderas no pasan de ser una anécdota. Tuvieron su momento reivindicativo. Anclarse en ese tipo de actividad refleja una evidente indolencia, ineptitud y una total falta de ideas, a la que no es ajena un extremado personalismo involucionista, tanto visible como oculto, que origina un endémico raquitismo tanto en pretensiones como en número de asociados.

El ejemplo lo tenemos en la posición que la asociación adopta y las declaraciones posteriores que realiza sobre la escabrosa remodelación de la Plaza del Grano. Su postura es fruto únicamente de un personalismo torpe y excluyente, conjugado con errática deriva en sus ideas y programas, alimentándose únicamente de fotografías y titulares convenientemente aderezados con "homenajes y galardones" de todo tipo.

1484850263_331622_1484850367_noticia_normal

Hace tres años, en marzo de 2014, dentro de una entrada dedicada a nuestra Iglesia del Mercado (http://www.fonsado.com/2014/03/leon-iglesia-del-mercado.html), se daba cuenta de los problemas existentes con la futura remodelación de la Plaza del Grano que se avecinaba. La idea de algún “iluminado” movido por motivos inexplicables y en contra de la opinión pública y del sentido común, planificó dicha remodelación que, casualmente, posee un interesante y suculento presupuesto: más de 400.000,00 €.

La Plaza del Grano es la única plaza de la ciudad que conserva la esencia típica del antiguo urbanismo leonés. Amplia, tranquila, pintoresca, con fuerte sabor medieval, aún mantiene soportales y el único y más antiguo pavimento de la ciudad formado por cantos rodados. Sorprende encontrar en medio de la ciudad, un lugar en donde parece que ha quedado atrapado el tiempo, pero también sorprende el empeño a ultranza por cambiarla y modificarla en contra de la mayor parte de la sociedad leonesa y de varias instituciones y profesionales dedicados al estudio y protección del Patrimonio, aunque como vemos, no todas están a favor.


ÚLTIMOS ARTÍCULOS PUBLICADOS EN LA
PLATAFORMA SALVEMOS LA PLAZA DEL GRANO”

SÁBADO, 18 DE MARZO DE 2017

Resulta extraño que una asociación que tiene por objeto defender el patrimonio apoye unas obras que, a poco que se lea el proyecto, desfigurarán la plaza y destruirán un patrimonio histórico,  etnográfico, de primer orden.

Así lo manifiestan asociaciones y personas relacionadas con el Patrimonio, la Historia, la Conservación y Restauración de monumentos. Entre ellos, los siguientes:
Comité Español de la UNESCO para la Conservación de Monumentos y Sitios Históricos (ICOMOS España) (que el Ayto, en un alarde desvergonzado de manipulación, de trapacería, sitúa de su lado); Federación por el Patrimonio de Castilla y León; Asociación de Conservadores-Restauradores de Castilla y León (ACRCYL); La Communauté des Antiquisants de Nancy (Francia); Departamento de Patrimonio Artístico y Documental de la ULE; Valentín Cabero Diéguez (Ex catedrático de Geografía de las universidades de León y Salamanca. Ex decano de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Salamanca); Luis Grau Lobo (Director del Museo de León y Presidente de la sección española del Consejo Internacional de Museos) y Juan Carlos Ponga (Experto en patrimonio histórico de León), entre otros.

¿Entonces? ¿ Es que en Promonumenta son más listos que nadie? Si no es así, ¿Cuál es la explicación de que se preste a la aniquilación de este vestigio, “únicum” en Europa?

En primer lugar, ¿Es realmente la asociación, la que, colegiadamente, ha adoptado esa postura? Que sepamos, en ningún momento se ha adoptado tal acuerdo orgánicamente, sino que es una postura personal/presidencial, o de petit comité (cual conciliábulo de estornino y gavilanes). Que muchos socios están en contra de las obras, y acuden a los actos de la Plataforma, incluida la manifestación. Entre los otrora más activos, varios han abandonado sus responsabilidades en la asociación, algunos cesados, y otros abandonan el barco que zozobra; si antiguas asambleas congregaban al menos 70 socios, la penúltima quedó en unos 40, y la última en unos 12 asistentes. Otros muchos siguen de socios, por inercia, ignorantes –o indiferentes- del alcance real del proyecto municipal de reforma modernizadora de la plaza del Grano, de su trascendencia, de su irreversibilidad. Tampoco participan de otras muchas cuestiones que se cocinan en comandita.

Pero… ¡qué más da!, salir algún día que otro a quitar zarzas de algún monasterio en ruinas, con merendola incluida y bota de vino, parece llenar su vocación conservacionista (y si cae alguna subvencioncilla, por el colaboracionismo, mejor que mejor). Total la plaza del Grano seguirá estando ahí, aunque su bella estampa actual y su valor etnográfico incuestionable, haya que buscarlo en las fotografías, en alguna exposición del “León perdido”.

Mientras, en los “Principia municipalia” (cuartel general del Ayto.), Dña. Margarita de las “muy y mucho” altas torres (concejala de Cultura, Turismo y Patrimonio (¿quién lo diría?), conocedora de la “ruina montium” de Promonumenta (pues de ella salió, y sigue sus pasos muy de cerca, de la que según se cuenta, ha dicho: “Promonumenta, quién te ha visto y quién te ve”), se alegrará de su debacle y de tenerla a sus pies (de sus mentores), como coartada de legitimidad de la barbarie reurbanizadora.

Y hablando de esto, el ILRUV  Inst. Leonés de Renovación Urbana y Vivienda, (incrustada en el Ayto. a machamartillo) cumple a la perfección su objeto fundacional de reurbanización, a la par que da de comer a unos cuantos arquitectos, que hoy las obras están escasas, y arreglar baches sueltos de la plaza, sin más, no da para mantener el estatus de tanto arquitecto allegado.

LUNES, 21 DE MARZO DE 2017


Si ya es grave que Presidente y Vicepresidente de Promonumenta den el espaldarazo a las obras del Ayto. en la Plaza del Grano, sin contar con el aval colegiado de dicha asociación, es decir, pseudoinvestidos de una supuesta representación, que no es legítimamente otorgada en asamblea, es más grave aún, según ha comunicado personalmente el Vicepresidente (en llamada telefónica a quien suscribe), que digan que tal apoyo lo hacen de manera personal; y que la asistencia, por ejemplo, a las reuniones que convoca al Ayto., en las cuales no hay contestación alguna, lo es a título personal, según dicen, no representando a Promonumenta, ¡¡Alucinante!! ¿En base a qué, si no fueran los directivos de Promonumenta, les iban a invitar? ¿por su cara bonita? ¿por su simpatía personal? ¿por ser amigos de algún político municipal? ¿o es que, sencillamente, están siendo utilizados por el Ayto. para sus fines, e incautos ellos, no se dan cuenta?

Por si hubiéra alguna duda, la última invitación del ayto., para informar de la Plaza del Grano, se envió a la dirección de email “promonumenta.secretaria”, dirigido, en su interior a: “Estimado Sr./Sra”. Y digo yo.. si no lleva nombre personal, y va al correo oficial de la asociación, ¿Qué debe entenderse? ¿Qué invitan a representantes de la asociación, o a personas particulares? Señores directivos de Promonumenta, no nos tomen el pelo, y menos aún a sus socios. Si no van representando a la Asociación, no se va, y punto. Porque no se invita a fulanito ni a menganito, con nombre propio. Por el contrario, para que aprendan modales, por comparación, a la Secretaria de Ecologistas en Acción, que sí le llegó la invitación a su correo particular, evidentemente no asistió, entendiendo que ella, personalmente, no era quien para adoptar decisiones de tan importante calado. Y paradójicamente, habida cuenta de la importancia del tema en debate, no invitaron a Ecologistas en Acción, ni a la Plataforma Salvemos la plaza del Grano, ni a ningún concejal, ni grupo político de la oposición; por lo que se puede colegir, legítimamente, que solo invitan a aquellos grupos o asociaciones de los que esperan, presuntamente, por que lo tienen ya hablado, que van a contar con su apoyo, o sea, los palmeros agradecidos o menesterosos de gracias municipales.

Por el contrario, los directivos de Promonumenta asisten y apoyan al ayto., en sus obras de desfiguración de la plaza, sin haber pulsado la opinión de sus socios; alega el vicepresidente, sin ruborizarse.. “que no van a convocar asamblea para cada cosa que ocurre”. Esa es la importancia que le merece, a una asociación cuyo objeto es el cuidado y defensa de los bienes patrimoniales, nuestra querida plaza del Grano. Y dicen también, que en la asociación hay diferentes opiniones al respecto, así que.. para tomar partido sin convocar asamblea, tiran por la calle del medio, y defienden públicamente la suya propia (a título personal, eso sí, aunque el nombre utilizado por el Ayto. es el de Promonumenta). Nunca, como ante los hechos descritos, se entiende tanto aquella expresión de que no sabemos si reir o llorar.

Y es muy grave la cuestión, porque ese doble juego conlleva un fraude: el de apoyar al Ayto, a todas luces como Promonumenta, según entendimiento de la ciudadanía en general, y que algunos medios reconocen explícitamente (Diario de León, 8 de marzo: “…a quien respaldan -al Ayto.- las asociaciones vecinales, de discapacitados, arquitectos, comerciantes e incluso agrupaciones como Promonumenta”), sin que ellos lo desmientan, y después decir que van a título personal, para no tener que responder ante sus asociados, muchísimos (la mayoría, aventuraría yo) en contra de las obras, y ante otras instituciones, por tal espaldarazo a las mismas.

Este juego entraña una gran responsabilidad, y un engaño evidente, pues muchos ciudadanos, ante tal posicionamiento favorable, probablemente confíen en esta asociación -por la herencia recibida, que no por el mérito presente- , y en que las obras respetarán la configuración y fisonomía de la plaza, así como la tipología constructiva de sus pavimentos. Esto haría que mucha gente, por tal imaginado “aval”, asumiría el proyecto, sin oponerse a su ejecución, que es justamente lo que el Ayto. pretende con esas reuniones de ficticio consenso, obrando su inacción, por tanto, a favor de la reforma y desfiguración de la plaza, tal como es y la queremos. Los ingenuos creyentes de estos dos personajes, que no representantes de nadie, son traicionados con esa ambigüedad calculada.

Creo firmemente que los socios de Promonumenta han de tomar cartas en el asunto, si no quieren que la actual deriva de sus directivos les aboque al hundimiento del ya “muy tocado” barco contramonumental, además de contribuir, con su parte alícuota, ya oficial o ficticia, a la destrucción de la plaza del Grano, en cuanto a su valor histórico, etnográfico y sentimental para los leoneses.


3 comentarios:

América dijo...

Recibe un cordial saludo.
Espero que tus reflexiones lleguen a quienes toman las decisiones,siempre atento al patrimonio de tu tierra,tu voz debe ser escuchada.
Un abrazo.

fonsado dijo...

Gracias. Un fuerte abrazo.

Susana dijo...

Una cosa es la merendola a la sombra del monumento tras la quita de hierbajos, señas de identidad de Promonumenta, y otra opinar fundadamente sobre un proyecto de renovación como el que se propone para la plaza del Grano.
Pobre Marcelino, qué sabrá él de empedrados.